Sábado, 25. Marzo 2017

Kim Jong Un. Foto: NaenaraKim Jong Un. Foto: NaenaraReproducimos el texto integro del discurso del jefe de estado norcoreano, Kim Jong Un, en la apertura del Congreso del gobernante Partido del Trabajo de Corea, difundido por la agencia Naenara:

Estimados delegados:

Hoy nosotros celebramos el histórico VII Congreso del Partido del Trabajo de Corea en medio de una magna lucha en que, todo el Partido, ejército y pueblo, llenos de coraje y ánimo de lograr cuanto antes el triunfo final de la causa revolucionaria del Juche, desbaratamos todas las amenazas y frenéticos desafíos de los imperialistas y aceleramos con audacia la marcha general del pueblo entero.

Ante todo, en reflejo de la ilimitada lealtad y ardiente sentimiento de veneración de todos los delegados, miembros del Partido, oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores del pueblo, rindo el más profundo tributo y máximo honor a los grandes compañeros Kim Il Sung y Kim Jong Il, el primero fundador y ambos constructores del Partido del Trabajo de Corea, símbolos de esta indestructible organización política y eternos líderes de nuestro Partido y pueblo.

Compañeros:

Durante el período del que rendimos cuenta, nuestro Partido y pueblo han librado una lucha sagrada y ardua para defender el socialismo y conducir al triunfo la causa revolucionaria del Juche bajo la acertada dirección del gran Líder Kim Il Sung y del gran General Kim Jong Il.

En ese tiempo, nuestro Partido ha sufrido pérdidas en sus filas como el deceso de varios combatientes de la revolución antijaponesa que dedicaron todo lo suyo en aras de la patria y el pueblo en el largo trayecto de la revolución del Juche, enalteciendo a los grandes Líderes, entre ellos Kim Il, Choe Hyon, O Paek Ryong, O Jin U, Choe Kwang, Rim Chun Chu, Pak Song Chol, Jon Mun Sop y Ri Ul Sol.

No están físicamente entre nosotros los que lucharon con abnegación por el fortalecimiento del Partido y la victoria de la causa socialista como Ho Tam, Yon Hyong Muk, Kim Jung Rin, Ho Jong Suk, Kim Kuk Thae, Kim Yong Sun, Kim Yang Gon, Jon Pyong Ho, Pak Song Bong, Ri Chan Son, Ri Je Gang y Ri Yong Chol, ni los numerosos compañeros revolucionarios fieles como Kang Ryang Uk, Ri Jong Ok, Kim Rak Hui y An Tal Su.

También se nos fueron de este mundo los valiosos compañeros de la revolución del Songun quienes realizaron heroicas hazañas en el empeño para consolidar las fuerzas armadas revolucionarias, entre otros Jo Myong Rok, Kim Kwang Jin, Kim Tu Nam, Jon Jae Son, Yun Chi Ho, Ri Tong Chun, Kim Ha Gyu, Ri Jin Su y Sim Chang Wan.

Asimismo fallecieron las eminencias como Ri Sung Gi, Im Rok Jae, Chon Se Bong y Paek In Jun, los compañeros Yu Won Jun, Ri Sang Byok y Pak Yong Sun y otros académicos, profesores, doctores, escritores, Actores del Pueblo y Deportistas del Pueblo quienes no escatimaron la fuerza y el talento para el desarrollo de las ciencias, el arte, la cultura y el deporte, Han Tok Su, Choe Tok Sin, Ri In Mo, Rim Hon Sik y Kim Kwang Thaek y otros inolvidables revolucionarios y figuras patrióticas que lucharon por la reunificación nacional.

En apoyo al Partido y el líder, ellos no escatimaron nada por el triunfo de la causa revolucionaria del Juche, la reunificación de la patria y el fortalecimiento y la prosperidad de la nación. Al precio de su valiosa sangre y sacrificio, nuestra revolución cosecha brillantes triunfos y la patria socialista disfruta de una gloria como la de hoy.

Propongo guardar un minuto de silencio en recordación de los combatientes de la revolución antijaponesa, mártires patrióticos, inolvidables compañeros revolucionarios de nuestro Partido y personalidades patrióticas de la reunificación quienes dieron su valiosa vida para la construcción socialista, la reintegración nacional y la causa de la independencia en el mundo.

Compañeros:

El VII Congreso del PTC se ha convocado en un momento histórico en que se inicia un gran salto en el cumplimiento de la causa revolucionaria del Juche.

El período comprendido entre el VI Congreso del PTC y la fecha actual ha sido una época de la lucha enconada y de victorias gloriosas para nuestro Partido y pueblo.

Durante ese período la situación de nuestra revolución ha sido muy dura y compleja.

En esos años de pruebas sin precedentes por el derrumbe del bloque socialista y la intensa ofensiva antisocialista de la alianza imperialista contra nuestra República, nuestro Partido y pueblo se han visto forzados a enfrentarse solos a esa alianza.

En los últimos decenios, los imperialistas han mantenido tirante la situación haciéndole imposible la vida a nuestro pueblo y han obstaculizado todo su intento del desarrollo económico y supervivencia con toda una serie de bloqueos, presiones y sanciones.

Se han multiplicado las duras pruebas y dificultades y se nos han impuesto las penalidades que son peores que la guerra, pero los militantes del Partido y otros sectores del pueblo se han aglutinado más compactamente en torno al CC del Partido, teniendo al gran Líder y al gran General como centro de la unidad y dirección, se han esforzado con tesón para defender y llevar adelante la causa socialista, desafiando sin ninguna vacilación las tempestades de la historia y en pleno apoyo a las originales líneas revolucionarias de los Líderes.

Por contar con la atinada dirección de los grandes Líderes y el poderío de la unidad monolítica del Partido, el ejército y el pueblo en torno a ellos, hemos podido desbaratar las sucesivas intentonas de la alianza imperialista para estrangular a nuestra República, defender fidedignamente la bandera roja del socialismo y las conquistas de la revolución y cosechar victorias contundentes.

Durante el período que revisamos, el PTC se ha convertido en un cuerpo ideológicamente puro y orgánicamente íntegro con una sola ideología y dirección al plasmar la original línea de la construcción del partido del gran compañero Kim Jong Il, así como se ha consolidado como partido madre que se responsabiliza del destino de las masas populares, como partido invencible con una experimentada y probada arte de dirección y como partido prometedor, acerado y revolucionario.

En este año en que se celebra el VII Congreso del Partido, nuestro ejército y pueblo han elevado al máximo la dignidad y el poderío de la Corea del Juche con los éxitos espectaculares en la primera prueba de la bomba de hidrógeno y el lanzamiento del satélite de observación de la Tierra Kwangmyongsong-4, ambos grandes acontecimientos que se registrarán con letras mayúsculas en la historia nacional de cinco milenios, y al librar con el ánimo redoblado la Batalla de 70 Días de fidelidad, han realizado brillantes hazañas y logrado éxitos laborales sin precedentes en todos los dominios de la construcción socialista.

Al responder al llamamiento del Partido a la campaña con su determinación de materializarlo a ultranza, todos los militares y civiles han logrado éxitos y dado saltos sin par en todos los sectores de la economía nacional y han sobrecumplido las tareas presentadas por el Partido para la Batalla.

Durante la Batalla los sectores de las industrias eléctrica, carbonífera y metalúrgica y el transporte ferroviario han incrementado notablemente la producción con su gran empeño en este sentido. En muchas unidades de distintos sectores de la economía nacional como las industrias mecánica, química, ligera y de materiales de construcción y la agricultura han cumplido con antelación el plan del primer semestre y del año de la economía nacional al promover la modernización a nuestra manera y el incremento de la producción con los recursos nacionales.

Nuestra heroica clase obrera de Kim Il Sung y Kim Jong Il y nuestros científicos y técnicos han librado una intensa campaña enarbolando el lema de fortalecerse con sus propios recursos y han inventado y producido nuevas máquinas y equipos con sus medios y técnica como regalos al Congreso del Partido madre. También en diferentes partes del país terminaron con todo éxito y en corto tiempo numerosas obras de construcción que contribuirían sustancialmente al desarrollo de la economía y la vida de la población y lo informaron al Comité Central del Partido como expresión de su infinita fidelidad.

Los científicos del sector de la defensa nacional anunciaron solemnemente el inicio del significativo año nuevo con la espectacular detonación de la primera bomba de hidrógeno en la Corea del Juche y seguidamente protagonizaron hechos asombrosos y trascendentales para la defensa de la dignidad y soberanía de nuestro país, coronando así la Batalla de los 70 Días con una gran victoria y dignificando el VII Congreso del Partido como una cita de vencedores.

Al hacer gala de la ferviente lealtad al Partido y el gran entusiasmo patriótico, todas las ramas y unidades han acelerado la gran marcha revolucionaria para hacer del Congreso una gloriosa reunión de triunfadores y con ello han reafirmado la inquebrantable voluntad de nuestro Ejército y pueblo de construir un Estado poderoso y próspero para la envidia de todo el mundo, pese a las draconianas medidas de sanción y acoso de las fuerzas hostiles, y le han demostrado al mundo el indomable espíritu, el gran coraje y la inagotable fuerza de la heroica Corea.

Todos estos éxitos, acontecimientos sorprendentes ocurridos en cadena en distintos sectores en saludo a la magna cita del Partido son frutos del valioso sudor, vehemente entusiasmo y esfuerzo no divulgado de los compañeros militantes del Partido que han venido propiciando el auge en la construcción socialista mediante continuos avances revolucionarios y corriendo el mismo destino con el Partido en todo momento.

Permítanme expresar, en nombre del Comité Central del Partido, mis agradecimientos cordiales y saludos militantes a todos los delegados, miembros del Partido, oficiales y soldados del Ejército Popular y otros sectores del pueblo que han escrito la sagrada historia del Partido con su sangre y sudor patriótico, manteniendo inalterable su decisión de seguir eternamente fiel al Partido y empuñando con fuerza el fusil, el martillo, la hoz y la pluma de la revolución, y que han contribuido decisivamente a colmar de triunfos y gloria el VII Congreso del Partido.

Aprovecho esta significativa oportunidad para extender mis saludos cordiales al Frente Democrático Nacional Antimperialista, al Partido Social-Demócrata de Corea, al Partido Chondoísta Chong-u, al pueblo surcoreano, a la Chongryon y otras organizaciones de compatriotas en el extranjero y a todos los coreanos residentes fuera del país, que luchan por la reunificación y la prosperidad de la patria.

Asimismo hago llegar, en nombre del Congreso del Partido, mi sincera gratitud a los partidos políticos, otros colectivos, organizaciones de estudio de la idea Juche, agrupaciones de amistad y solidaridad, personalidades de todos los sectores y representantes diplomáticos y de organizaciones internacionales acreditados en nuestro país que han respaldado con sinceridad la revolución coreana y han remitido mensajes, cartas y cestos de flores de felicitación al Congreso.

Compañeros:

El VII Congreso del Partido resumirá los brillantes éxitos y valiosas experiencias que nuestro Partido y pueblo han logrado y adquirido durante el período que analizamos, presentará los lineamientos estratégicos y las tareas de lucha para mantener el gran auge de la construcción socialista y definirá el rumbo de nuestra revolución.

El presente evento será una buena oportunidad para marcar un nuevo hito en el fortalecimiento y el desarrollo del glorioso Partido de kimilsungismo-kimjongilismo y en el empeño por la culminación de la causa socialista.

Al Congreso asisten 3 467 representantes con voto y 200 con voz, elegidos en las conferencias del Partido a todos los niveles.

Los representantes están compuestos por 1 545 funcionarios políticos y del Partido, 719 militares, 423 cuadros de los organismos estatales, administrativos y económicos, 52 funcionarios de las organizaciones de trabajadores, 112 funcionarios de los sectores de las ciencias, la educación, la salud pública, el arte, la cultura, las publicaciones y la información, 786 militantes ejemplares de los centros de trabajo, 6 ex combatientes de la revolución antijaponesa y 24 ex presos no abjurados de largas condenas.

Entre ellos figuran 315 mujeres.

También asisten al Congreso 1 387 observadores.

Convencido de que al cumplir satisfactoriamente sus trabajos en medio del entusiasmo político de todos los delegados, el actual Congreso será un cónclave histórico que dejará huellas indelebles para el desarrollo de nuestro Partido y revolución, una cita para el avance general que anticipará el triunfo final de la causa revolucionaria del Juche, lo declaro abierto.

Fuente: Naenara / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Ähnliche Beiträge

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.