Viernes, 17. Agosto 2018
Afiche del Partido Comunista de AustriaSin mucho ruido, Austria celebra mañana elecciones legislativas con augurios de una votación con estrecho margen entre el Partido Popular (ÖVP), del canciller federal Wolfgang Schüssel, y el grupo Socialdemócrata (SPÖ).
Unos seis millones de electores fueron convocados a las urnas para escoger 183 diputados al Consejo Nacional (Cámara Baja).

De acuerdo con los últimos sondeos de opinión, el ÖVP se puede alzar con entre el 37 y 39 por ciento de los votos, seguido con el 35 por el Partido Socialdemócrata Austriaco (SPÖ), liderado por Alfred Gusenbauer, de 46 años de edad.

El tercer lugar lo deben alcanzar, con el 11 por ciento de los sufragios, los Verdes, convertidos en la agrupación más codiciada como socio menor por los dos pesos pesados austriacos.

Mientras el cuarto puesto puede ser logrado por el ultraderechista grupo Partido Liberal (FPÖ), presidido en la actualidad por Heinz Christian.

El FPÖ integró la coalición oficial austriaca en el 2000, cuando era liderado por Joerg Haider.

Entonces, el también gobernador de Carintia abandonó la dirección del partido por las críticas nacionales e internacionales contra la presencia de una agrupación ultranacionalista en el ejecutivo y con un líder que había realizado declaraciones racistas y xenófobas.

Ahora, Haider encabeza el grupo Alianza Para el Futuro de Austria (BZÖ), nacido en 2005 como una escisión del FPÖ, y al cual sustituyó en la alianza gubernamental.

Pero el BZÖ puede quedarse sin representación en el parlamento si no alcanza el cuatro por ciento de los votos.

El apretado margen de intención del sufragio entre los populares y socialdemócratas desató vaticinios sobre la formación de una posible gran coalición, pues se pronostica que ninguna obtendrá las bancas necesarias para gobernar en solitario.

A las urnas se llegará con una pálida campaña electoral, la cual centró el OEVP en la personalidad de su líder, de 61 años de edad, y en logros económicos.

Mientras, el Partido Socialdemócrata enarboló promesas de mejoras sociales y acusó al gobierno de no aprovechar las riquezas del país para beneficiar a la población con aumentos salariales, y poner fin al desempleo de los más jóvenes.

Sólo muy escasas posibilidades de entrar al parlamento tiene el Partido Comunista de Austria (KPÖ), que, sin embargo, espera su mejor resultado electoral de las últimas décadas. 

Fuente: Prensa Latina  

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.