Imprimir
Categoría: España

Desde el PCE saludamos la organizacin de la II Asamblea feminista celebrada los das 13 y 14 de enero en Zaragoza, en la que han participado ms de 400 mujeres, con el objetivo de organizar una huelga feminista para el prximo 8 de marzo, Da Internacional de la Mujer, con la que se quiere denunciar la situacin de precariedad de vida y de violencias que sufrimos las mujeres, por nuestra doble condicin de clase y de gnero, as como la falta de compromisos y polticas por parte del Gobierno para erradicar la desigualdad existente entre hombres y mujeres.

Una desigualdad inherente en el modelo de sociedad neoliberal y patriarcal que nos impone el gran capital.

Con esta huelga se pretende visibilizar que sin las mujeres ni se produce ni se reproduce, que sin las mujeres se para el mundo, pues nosotras participamos en todos los espacios de la vida y realizamos los trabajos esenciales para que la sociedad funcione.

Somos conscientes de que esta huelga no puede ni debe cuantificarse como una huelga laboral al uso. La huelga feminista ha de servir para visibilizar a esta mayora de mujeres que aun queriendo no podran hacer huelga. En el trabajo asalariado las mujeres cubrimos las mayores tasas de temporalidad y jornadas a tiempo parcial, una brecha salarial de un 25% respecto a los hombres, y las situaciones laborales ms precarias, con los salarios ms bajos y al ser las ms vulnerables tambin somos las ms fciles de despedir.

El trabajo de cuidados y de hogar lo desempean mayoritariamente las mujeres y en concreto las mujeres inmigrantes cuando es trabajo asalariado. Los derechos laborales prcticamente no existen para ellas y en la mayora de los casos son numerosos los impedimentos legales para otorgarles permisos de residencia. En el caso del trabajo de cuidados no remunerado, la mayora de mujeres soportamos dobles jornadas por la falta de corresponsabilidad del Estado y los hombres.

Con la huelga feminista se pretende reivindicar que la poltica y la economa se han de poner al servicio de las personas y no de los mercados y el capital poniendo en valor la vida as como exigir la corresponsabilidad como un derecho, el derecho a cuidar de nuestras personas de manera equitativa, y en condiciones dignas, y que debe reivindicar la sociedad en su conjunto para que todas las personas podamos tener una vida digna, sin desigualdades, ya sean por razn de sexo, clase, orientacin sexual o etnia. En definitiva, visibilizar todas las injusticias que el sistema ejerce sobre las mujeres. Para ello las acciones se enmarcaran en los sectores de cuidados y domstico, laboral, consumo y estudiantil, sumando tambin a las mujeres ms jvenes y combativas, que no aceptan ni este presente, ni el futuro que se les pretende imponer.

Desde el PCE vamos a apoyar las acciones que se convoquen desde el movimiento feminista y a contribuir con su impulso y difusin para que este 8M sea un punto de inflexin, un avance imprescindible en un camino que no tiene marcha atrs. La huelga feminista no ser una accin simblica, sino una accin de resistencia y de cambio real.

Por nuestros derechos vamos a la huelga feminista 8M

Fuente:

Partido Comunista de España

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.