Imprimir
Categoría: España

frauenpowerLas mujeres han vuelto a mostrar músculo en la Península Ibérica y salieron el jueves a la calle en unas cuarenta ciudades españolas de forma espontánea tras conocerse la sentencia del caso conocido como “La Manada”. En Madrid uno de los lemas coreados por la gran manifestación que recorrió la Gran Vía fue “sola, borracha, quiero llegar a casa”. También en Berlín en la Puerta de Brandenburgo y en Manchester hubo concentraciones a las que acudieron decenas de españoles bajo el lema “escucha, hermana, aquí está tu manada”. El Ministro de Justicia Rafael Catalá ha sido asimismo acorralado por una manifestación en Córdoba, que se encontraba participando en unos actos en el Colegio de abogados.

Protestan por la decisión de los jueces de condenar a un grupo de cinco jóvenes a tan solo 9 años de cárcel después de haber violado a una joven, según la acusación y la fiscalía, durante las fiestas de los San Fermines en Pamplona en 2016. La fiscal Elena Sarasate pedía 22 años de cárcel para cada uno de los acusados. "La intimidación fue gravísima e impidió resistencia o huida, no le quedó más remedio que someterse. La denunciante no consintió", explicó en el juicio. Sin embargo los jueces han considerado que no se trató de una violación sino tan solo de un abuso sexual sin intimidación ni violencia. El alcalde de Pamplona ha asegurado que el ayuntamiento recurrirá la sentencia.

Uno de los jueces se mostró escéptico en la sentencia sobre la actitud de la joven supuestamente violada porque, según su opinión, ésta no mostraba una oposición manifiesta, sino pasiva. La fiscalía había recordado en su exposición de motivos que en caso de sexo consentido “habrían cambiado los números de teléfono y no robado el móvil de la joven”.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, escribía en Twitter: “La condena a La Manada sólo por abuso es una pésima noticia ¿Cómo que no hubo intimidación? Parece que se estuviera diciendo a las víctimas que si no te enfrentas a cinco matones que te doblan en tamaño, arriesgando la vida, no te están violando. Vergüenza y asco”. (1) También el líder del PSOE Pedro Sánchez se ha mostrado a favor de, dado el caso, cambiar la ley para que casos como éste sean sin duda considerados como violación. En Twitter escribía: “Si lo que hizo #LaManada no fue violencia en grupo contra una mujer indefensa, ¿qué entendemos entonces por violación?”. La alcaldesa de Barcelona Ada Colau pedía que “se revise la condena, porque no es justa”, al tiempo que ella misma participaba en la protesta realizada en Barcelona. Puigdemont en Twitter desde Berlín: "cuando el machismo entra por la puerta de la Justicia, el Estado de Derecho salta por la ventanta"

El caso de La Manada conmocionó el país y la sentencia ha sido esperada con impaciencia por una sociedad que en los últimos tiempos está muy susceptible con los temas de género: el pasado 8 de marzo, día internacional de la mujer, se llevó a cabo incluso la primera huelga feminista de consumo, trabajo, estudios y cuidados de la historia española. En los ´90 la sociedad espanola vivió un caso de similares dimensiones mediáticas, el llamado “caso de la minifalda”, solo que en aquella ocasión fue un caso eminentemente televisivo y el de La Manada ha sido un fenómeno social ligado a internet y las redes sociales.

En aquella ocasión un jefe obligó a una trabajadora a realizar favores sexuales a cambio de renovarle el contrato. Como ella vestía una minifalda, el tribunal la encontró en parte culpable ya que la mujer, que además era menor de edad, "pudo provocar, si acaso inocentemente, al empresario Jaime Fontanet por su vestimenta" decía la sentencia. En el caso de La Manada la joven se ha visto sometida a un juicio popular paralelo traspasado a la sala judicial, ya que el hecho de que continuase su vida social de forma normal después de la agresión ha sido objeto de críticas en las redes sociales y el abogado de uno de los acusados ha llegado a denunciarlo ante el juez: “demasiado normal”.

Los jóvenes de La Manada no solo abusaron de la chica, lo cual ha quedado probado por la propia sentencia, sino que además realizaron fotos y vídeos durante la agresión y crearon un grupo de Whatsapp al que dieron el nombre de “La Manada” en el que se burlaban de ella. Después de violarla, le robaron el móvil para que no pudiera pedir auxilio. Durante la investigación se descubrió además que el grupo de jóvenes había abusado de otra joven inconsciente dos meses antes en Pozoblanco, que realizó una denuncia a raíz de darse a conocer los hechos. Uno de los jóvenes era guardia civil y otro militar.

La sentencia de La Manada será con todo pronóstico recurrida dentro de los próximos diez días ante el Tribunal Superior de Justicia de Navarra y, en su caso, ante el Supremo. El juicio paralelo en la calle continuará asimismo. Durante las fiestas de San Fermines se producen cada ano decenas de abusos sexuales. En toda Espana fueron mas de mil agresiones con penetración en 2017.

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.