Viernes, 14. Diciembre 2018

Pudiera parecer un relato de otro siglo, pero es el relato de las condiciones de explotación en el capitalismo real de nuestros días. Y conviene conocerlo y hacernos eco de su denuncia y practicar la solidaridad de clase, porque pudiera ser que este sea el futuro al que quieren condenarnos a todas y con la solidaridad de clase vamos a responder.

Ryanair es la dueña de los aviones y las licencias de vuelo, sin embargo, sólo el 25% de sus Tripulantes de Cabina de Pasajeros son directamente contratados por esta empresa. El 75% restante son contratados por Crewlink y Workforce, que son haldings de inversión financiera, pero que operan en España como Empresas de Trabajo Temporal, sin reunir los requisitos legalmente exigidos aquí para ello y, por tanto, operando impunemente mediante cesión ilegal de trabajadores. Las tres empresas defienden la legalidad de su actividad subcontratando personal, porque la normativa europea establece que si tienes autorización para actuar como ETT en el país de la UE en que tengas tu domicilio social, puedes hacerlo en los restantes de la Unión.
¿Dónde está el problema principal, que arrastra a la absoluta precariedad al resto de condiciones laborales? Ninguna de las empresas reconoce tener domicilio en España, ni las llamadas agencias de gestión en transporte aéreo. Defienden tener domicilio exclusivo en Irlanda y la legislación irlandesa no prevé control legal ni autorización de la figura de las ETT. Operan en la absoluta impunidad, se abstraen de cualquier requerimiento de una autoridad española cuando ellas lo estiman y, especialmente, de la Inspección de Trabajo.

Las condiciones laborales entre las y los trabajadores contratados directamente por Ryanair y lo que ellos llaman “trabajadores de agencias” son absolutamente dispares. No existe Convenio Colectivo, así que te pagan lo que la Empresa considera oportuno. No tienen salario base, cobrando por horas de vuelo, de modo que, si no vuelas, no cobras; si estás de baja, no cobras; si te vas de vacaciones, no cobras y así un largo etc. Podemos estar hablando de salarios que oscilan entre los 300€ y los 1200€, dependiendo de dónde hayas caído, como te lleves con tu jefe, qué empresa te contrate y cual sea tu categoría profesional reconocida. Imaginad un trabajador con base en el Prat de Barcelona que cobra 320€; eso está pasando en Julio de 2018 en este país.

Y ¿cómo es posible que estas empresas puedan mantener unas condiciones laborales flagrantemente ilegales? Pues formalizando contratos de trabajo en Irlanda, con contratos irlandeses, cotizando a la Seguridad Social Irlandesa, tributando en Irlanda, y todo ello a trabajadoras y trabajadores que residen en España. Y que a mayor escarnio, no tienen Mutua de Accidentes de trabajo y viven en permanente inobservancia de la normativa de Prevención de Riesgos Laborales.

¿Por qué convocan huelga para los días 25 y 26 de Julio y cuáles son sus exigencias?

En marzo de este año se convocó la primera huelga de tripulantes de cabina de personal de Ryanair en Portugal. Tras dicha huelga, los Sindicatos con representación en España (USO y SITCPLA), Portugal (SNVPAC), Italia (UIL) y Bélgica (CNE), decidieron plantar cara a la Empresa y darle un plazo máximo para atender sus reivindicaciones, el 30 de Junio de 2018, sin que la empresa lo haya hecho. La huelga ha sido convocada en todos esos países, y además en Alemania y Holanda van a secundar huelgas de solidaridad, permitidas por su legislación. El Sindicato Alemán mayoritario (VERDI) ha firmado un acuerdo con la Empresa en los términos que se reivindicaban en la Declaración de Lisboa de marzo/abril. Sólo hay dos exigencias de mínimos en la Convocatoria de Huelga:

- Aplicación de la legislación social española y contratos españoles para los trabajadores. Mesa para negociación de Convenio Colectivo que regule las mismas condiciones para los TCP que presten servicios en los aviones de Ryanair independientemente de la Empresa que les contrate, “Convenio franja”.

- Reconocimiento de los Sindicatos, aplicación de la Ley Orgánica de Libertad Sindical y convocatoria de elecciones sindicales para elegir una única representación legal de todas y todos los trabajadores que presten servicios en los aviones de Ryanair.

El martes 24 de julio se ha llevado a cabo una reunión en la Dirección General de Trabajo entre la Empresa y el Comité de Huelga para seguir intentando llegar a un acuerdo que recoja los citados mínimos indisponibles y abra un marco de legalidad y negociación colectiva. No ha sido posible.
Hacemos un llamamiento a las administraciones públicas competentes para exigir responsabilidad, apoyo a las justas reivindicaciones de las y los trabajadores y el cumplimiento de los mínimos legales exigibles y rechazamos los servicios mínimos establecidos por el Ministerio de Fomento que, en la práctica, supone casi un 100% en numerosas rutas, y por el contrario no fija los vuelos protegidos ni el número de plantilla llamada a volar en los días de huelga. Tampoco lo ha hecho la empresa, y lejos de facilitar esta información al Comité de Huelga ha venido a “responder” fijando imaginaria a toda la plantilla, es decir, que durante las dos jornadas de huelga la empresa pretende obligar al 100% de la plantilla a estar volando o de guardia en el aeropuerto.
Y denunciamos prácticas anteriores de la empresa, para que jamás vuelvan a repetirse, de esquirolaje interno, trayendo tripulaciones en vuelos vacíos de otras bases europeas que no están en huelga para que operen los vuelos desde España.

Cancelar por parte de la empresa un muy considerable número de vuelos desde España; o hacer encuestas a las y los trabajadores por correo electrónico y llamadas para saber quién va o no a secundar la huelga, también es vulnerar el derecho a la huelga y felicitamos a las organizaciones sindicales por haber interpuesto acciones penales y solicitado medidas cautelares contra estos hechos. No queremos ser el paraíso de la impunidad.
El derecho de huelga es un derecho fundamental que ha de ser respetado por las administraciones públicas y por las empresas que se empeñan en vaciarlo de contenido e incumplir los más básicos derechos que tanto ha costado conseguir a la clase trabajadora.

Queremos un TRABAJO DIGNO PARA UNA VIDA DIGNA y nos incumbe a todas defenderlo y conquistarlo. La SOLIDARIDAD es nuestra fuerza.

Fuente:

Partido Comunista de España

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.