21 | 10 | 2019

El PCE se suma a la convocatoria estatal del movimiento feminista de Alicante de hacer un llamamiento de protesta ocupando las calles todas las ciudades de España con marchas nocturnas el 20 de septiembre: “las mujeres queremos ser libres, las calles y las noches también son nuestras y nos queremos vivas”.

A lo largo de nuestra vida las mujeres sufrimos las violencias machistas de un sistema patriarcal que nos somete, nos oprime y nos deja vulnerables. Los diferentes gobiernos y sus acciones políticas para acabar con la desigualdad y las violencias a las que estamos sometidas han sido insuficientes porque no pretenden transformar la sociedad, ni ahondar en la desigualdad estructural (la pobreza mantiene el rostro de mujer), ni erradicar las conductas machistas, ni cambiar los roles y estereotipos que nos cosifican.

Somos más de mil las mujeres asesinadas según las estadísticas oficiales que comienzan a realizarse en el año 2003, ese es el número oficial. La realidad es que son centenares, mayores y menores de edad, invisibilizadas pues la ley contra la violencia machista no las contempla debido a su relación con los asesinos.

Según el observatorio feminicidio.net, sesenta y nueve mujeres han sido asesinadas en lo que llevamos de año. Los asesinatos machistas son la punta del iceberg de todas las violencias que el patriarcado ejerce continuamente sobre nosotras. Acoso, agresiones, abusos, trata, violaciones están a la orden del día.

La situación es insostenible. Estamos hartas. Las mujeres tenemos derecho indiscutible a ocupar el espacio público como y cuando nos dé la gana, sin miedo.

El incremento de las agresiones sexuales que sufrimos es terrible sin que las instituciones y organismos obligados a nuestra protección hagan nada.

Es imprescindible abordar la violencia machista como una “cuestión de estado”.

El neoliberalismo nos ha convertido en mercancía; trata de mujeres y menores, turismo sexual y prostitución no se pueden disociar. Un “negocio” que mueve en nuestro país diariamente más de cinco millones de euros.

Son intolerables campañas como la de la Comunidad de Andalucía que, junto a mujeres sonrientes, afirma: “ella ha sufrido malos tratos, pero la vida siempre es más fuerte”. Una campaña que ha costado 1,2 millones €, es una forma más de violencia institucional hacia las mujeres.

¡Exigimos medidas integrales y apuestas valientes YA! ¡Hacemos un llamamiento a reaccionar contra estas violencias que nos matan, a movilizarnos contra la desigualdad que nos convierte en ciudadanas de segunda!

Aquí todas las convocatorias:

 

Fuente:

PCE – Partido Comunista de España

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.