22 | 10 | 2019

Ianis Varoufakis. Foto: Jörg Rüger / Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)Ianis Varoufakis. Foto: Jörg Rüger
Wikimedia Commons (CC BY-SA 3.0)
El ex ministro de finanzas griego, Iannis Varoufakis, reaccionó con mucha dureza al acuerdo alcanzado en Bruselas por su primer ministro Alexis Tsipras. En su blog en Internet y en una entrevista con la radio australiana, lo comparó con el golpe de estado de los militares de 1967. En ese entonces, los poderes extranjeros usaron tanques para acabar con la democracia griega, escribió en su página web. En el 2015 cambiaron a los tanques por la banca griega. Además afirmó que el acuerdo es un »nuevo Tratado de Versalles«, haciendo referencia al acuerdo de 1919 que redibujaba el mapa de Europa después de la primera guerra mundial, borrando imperios y dibujando países nuevos.

Varoufakis afirmó además que este acuerdo no tiene nada que ver con economía y que en todo caso es un caso de humillación preparada contra un país y eso el primer ministro lo sabe. También avisó, en la entrevista con la ABC australiana, que la propuesta  que se insinúa sólo serviría para dar alas a los nazis de Amanecer Dorado, que quedarían como »única salida« y los únicos opuestos a una política que el pueblo griego rechazó en referéndum hace días.

Reproducimos el artículo completo de Ianis Varoufakis, traducido al castellano por el canal latinoamericano TeleSur:

 

En las próximas horas y días, me sentaré en el Parlamento para evaluar la legislación que forma parte del reciente acuerdo de la Cumbre del Euro sobre Grecia. También yo estoy deseando escuchar en persona a mis compañeros, Alexis Tsipras y Tsakalotos Euclid, que han pasado por mucho en los últimos días. Hasta entonces, me reservaré mi opinión sobre la legislación que tenemos ante nosotros. Mientras tanto, aquí van algunos pensamientos impresionistas, suscitados por la declaración de la Cumbre del Euro.

  • Un nuevo Tratado de Versalles recorre Europa –ya usé esta expresión en la primavera de 2010 para describir el primer 'rescate' griego que se estaba preparando en aquel momento. Si esa alegoría era pertinente entonces ahora es, desgraciadamente, demasiado precisa (germana).
  • Nunca antes la Unión Europea había tomado una decisión que socave de forma tan abrumadora el proyecto de integración europea. Los líderes de Europa, al tratar a Alexis Tsipras y a nuestro gobierno del modo en que lo han hecho, han asestado un golpe definitivo al proyecto europeo.
  • El proyecto de integración europea, en efecto, ha quedado herido de muerte en los últimos días. Y como bien dice Paul Krugman, no importa lo que pienses de Syriza, o de Grecia, no han sido los griegos ni Syriza quienes han matado el sueño de una Europa democrática y unida.
  • En 1971, el notable economista de Cambridge Nick Caldor advirtió de que forjar la Unión Monetaria antes que la unión política llevaría no sólo a una unión monetaria fallida, sino también al desmantelamiento del proyecto político europeo. Posteriormente, en 1999, el sociólogo británico alemán Ralf Dahrendorf advirtió de que la Unión Económica y Monetaria serviría para dividir en lugar de para unir Europa. Durante todos estos años confié en que estuvieran equivocados. Ahora, los poderes en Bruselas, Berlín y Frankfurt han conspirado para demostrar que (Caldor y Dahrendorf) tenían razón.
  • La declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana se lee como un documento que pone por escrito los términos de la capitulación de Grecia. Está concebida como la declaración que confirma que Grecia acepta convertirse en vasallo del Eurogrupo.
  • La declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana no tiene nada que ver con la economía, ni con ninguna preocupación por el tipo de agenda de reformas capaz de sacar a Grecia del hoy o. Es pura y simplemente una manifestación de una política de humillación en acción. Incluso si usted detesta a nuestro gobierno, es sencillo ver que lista de peticiones del Eurogrupo representa un alejamiento absoluto de la decencia y la razón.
  • La declaración de la Cumbre del Euro de ayer por la mañana supone una anulación completa de la soberanía nacional, sin poner en su lugar una estructura política supranacional, paneuropea y soberana. Los europeos, incluso aquellos a quines no les importe un bledo Grecia, deberían sentirse concernidos.
  • Los medios de comunicación han gastado tremenda energía en averiguar si las Cláusulas de la Rendición serán aprobadas por el Parlamento griego, y en particular sobre si diputados como yo mismo sacaremos el pie del tiesto y traspasaremos la línea roja para votar a favor de la legislación. No creo que ésta sea la pregunta más interesante. La cuestión crucial es: ¿tendrá la economía griega alguna posibilidad de recuperación con esos términos? Esta es la pregunta que me preocupará durante las sesiones parlamentarias que vendrán en las próximas horas y días. La preocupación mayor es que incluso una completa rendición por nuestra parte supondría una profundización de esta interminable crisis.
  • La reciente cumbre del Euro es nada menos que la culminación de un golpe de estado. En 1967, las potencias extranjeras usaron tanques que para poner fin a la democracia griega. En mi entrevista con Philip Adams, en ABC Radio National LNL, afirmé que en 2015 otro golpe de estado ha sido llevado a cabo por las potencias extranjeras, utilizando, en lugar de tanques, a los bancos. Quizás la principal diferencia económica es que, mientras en 1967 las propiedades públicas griegas no fueron atacadas, en 2015 los poderes que han dado el golpe de estado han exigido la entrega de todos los bienes públicos existentes, para ponerlos al servicio de nuestra impagable e insostenible deuda.

Fuentes: Blog de Iannis Varoufakis, ABC Australia / Traducción: TeleSur / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.