La Comisión Colegiada de Izquierda Unida Federal ha elaborado el siguiente comunicado en el que expone su análisis sobre el agravamiento de las consecuencias del incendio que esta semana destruyó el campamento de refugiados de Moria (Grecia) -el más grande de Europa- y plantea públicamente al Gobierno una serie de medidas para intensificar su actuación en materia de política migratoria ante la Unión Europea:

1.- Izquierda Unida expresa su absoluta preocupación ante las duras consecuencias prolongadas ya durante días del incendio que el pasado miércoles destruyó el campo de refugiados de Moria situado en la isla griega de Lesbos, el más grande de Europa, que daba cobijo en condiciones infrahumanas a cerca de 13.000 personas -entre ellas 6.000 menores-, mientras su capacidad era para 3.000 personas. El incendio ha creado con el paso del tiempo y la falta de respuestas oficiales una nueva situación de emergencia humanitaria que la Comisión Europea no solo debe enfrentar y resolver, sino que debe servir como punto de inflexión para cambiar sus políticas de inmigración y asilo.

2.- IU denuncia que la trágica situación creada es consecuencia de años de políticas equivocadas de la Unión Europea (UE), con respuestas insolidarias ante la llegada de personas que huyen de la pobreza, la guerra y la persecución. Nuestra formación ha mostrado en múltiples ocasiones la concepción de una ‘Europa Fortaleza’ que criminaliza la inmigración y el derecho de asilo.

3.- Consideramos que la situación creada es indignante y contraria a los derechos humanos. Cuando surgió la pandemia del Covid-19, el Parlamento Europeo solicitó la evacuación de todos los campos de refugiados en Grecia e instó a Bruselas a responder de forma inmediata a la emergencia humanitaria, al tiempo que advirtió de las consecuencias dramáticas que acarrearía no hacerlo. La Comisión Europea se cruzó de brazos y de esa inacción se deriva, entre otras, esta tragedia.

4.- Por todo ello, Izquierda Unida considera que es el momento de que el Gobierno español intensifique su actuación y defienda ante la UE:

  • Que se facilite con urgencia el acceso y la atención (médica, alimentación, etc) por parte de las organizaciones de la sociedad civil a las personas refugiadas de Moria.
  • Que se active la Directiva 2001/55/CE. Este es un mecanismo diseñado para la reubicación de personas migrantes y refugiadas cuando los flujos migratorios son excesivos. Nunca se ha utilizado desde su creación en 2001.
  • En consecuencia, debe aprobarse una distribución equitativa y proporcional de los 13.000 refugiados entre los 27 Estados miembros. Esta es una cifra absolutamente asumible por los sistemas de acogida de los países de la Unión Europea (la UE estuvo a punto de aprobar en 2015 a propuesta de Angela Merkel la acogida de un millón de refugiados sirios).
  • Es necesario un Pacto de Migraciones y Asilo a nivel europeo basado en la solidaridad y los derechos humanos. Este acuerdo debe incluir una política común y un programa de acogida ante situaciones de emergencia como la actual por parte de todos los Estados miembros.
  • Todas las propuestas precedentes por parte del Gobierno español a la UE sobre migraciones deben incluir una atención especial a las políticas de salud pública para evitar la propagación del Covid-19 entre la población refugiada, así como intensificar la protección frente a ataques racistas y xenófobos, para evitar de esta manera que se repitan algunas situaciones ocurridas en Grecia.
  • Además de todo lo anterior, el Gobierno debe elaborar un Plan Urgente para cumplir con los compromisos adoptados por España sobre los cupos de acogida de solicitantes de asilo. El anterior Ejecutivo del PP se comprometió a que nuestro país acogería hasta 17.000 refugiados ante el drama migratorio provocado por la guerra de Siria, lo que no cumplió ni por asomo. Entendemos que ese compromiso sigue en pie, solo que hoy el cupo de refugiados es muchísimo menor.

Fuente:

Izquierda Unida