12 | 11 | 2019

Por los últimos años se viene efectuando un debate hipócrita por parte de algunos sobre el clima, el cambio climático, la ecología, incluso sobre el tan cacareado “crecimiento verde”. Últimamente, después del crimen contra la humanidad perpetrado y llevado a cabo en la Amazonía con el apoyo moral de la burguesía y el gobierno brasileño, el debate sobre el clima se relanzó con nuevo impulso por los llamados “grupos de reflexión”, ONGs, gobiernos imperialistas, transnacionales y sindicatos reformistas. La mayoría de ellos de una manera hipócrita, ya que tienen el objetivo de desorientar a los pueblos.

En particular, la campaña del socio internacional del imperialismo, del amigo de los empresarios en el seno del movimiento obrero, la CSI, denominada “Semana Mundial de Acción por el Clima” a celebrarse este mes, parece hipócrita y peligrosa. Los dirigentes de la CSI, que son sindicalistas solo de nombre, fingen no conocer las verdaderas causas de los males que sufre el medio ambiente, los trabajadores y los pueblos de todo el mundo por las catástrofes naturales. Hacen oídos sordos a la producción capitalista, o sea a la producción anarquista que intenta maximizar las ganancias de los dueños del capital. Este modo de producción es el responsable del impacto ambiental que también influye de manera definitiva al cambio climático.

Todos saben quiénes son los que destruyen el medio ambiente, quién pilla los recursos naturales. Todos saben, pero solo los sindicatos clasistas llaman las cosas por su verdadero nombre.  

La gente sencilla son los que mueren a causa de inundaciones en los barrios pobres, se queman por incendios, exhalan su último suspiro durante una ola de calor. Por otra parte, ¿quién podría olvidar las intervenciones imperialistas que dañan y destruyen el medio ambiente, como ocurrió en Yugoslavia, Siria, Iraq y tantos otros países?

Evidentemente, el criterio que le preocupa a los gobiernos burgueses (así como a la CSI cuando plantea las propuestas de los gobiernos de España y Perú) no son las necesidades de los obreros y los pueblos, sino la compensación de las consecuencias del cambio climático para el beneficio capitalista.

Para la FSM es un escándalo que nuestros hermanos obreros perezcan en catástrofes naturales aunque existen las condiciones científicas, técnicas y materiales para contrarrestar y en cierta medida prevenir las catástrofes. Para la FSM hay una solución:  luchar contra ese sistema que genera desastres medioambientales, desempleo y guerras. Solo así los trabajadores podrán vivir en un planeta saludable, con vida digna, trabajo y derechos.

Por lo tanto, dado que los problemas climáticos y medioambientales son existentes, llamamos a todos los trabajadores, a todos los sindicatos a poner de manifiesto las raíces del problema y estar en la vanguardia de las luchas por la defensa del medio ambiente y de su protección contra la explotación depredadora.

¡CLIMA Y GANANCIAS CAPITALISTAS SON INCOMPATIBLES!

El Secretariado

Fuente:

Federación Sindical Mundial

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.