Imprimir
Argentina

“ Esperamos una marcha multitudinaria”, dijo Emiliano Ramos responsable de La Fede en el instituto Joaquín V. González, al referirse a la movilización que, al cierre de esta edición, protagonizaban estudiantes terciarios para repudiar la decisión de la legislatura porteña que la semana pasada emitió dictamen del proyecto que prevé la creación de la Unicaba, la universidad que ideó la Gestión Rodríguez Larreta que si prospera va a cerrar los 29 institutos de formación docente que posee la Ciudad de Buenos Aires.

La marcha de hoy es pertinente, ya que el oficialismo de la Ciudad confía poder convertir al proyecto en Ley, el próximo 22 de noviembre.

Desde varios bloques de la oposición, hasta el de Martín Lousteau junto con los radicales rechazan la Unicaba por “su pobre nivel técnico” y piden archivarlo. Por eso, el dictamen salió solamente con la aprobación del Pro que tiene mayoría, pero no lograron consensuar con los sectores externos al macrismo la votación del proyecto.

En esta línea, el militante de La Fede dejó en claro que  “el objetivo siempre fue visibilizar el conflicto y por eso se eligió hacer la movilización de hoy con antorchas”.

Sin embargo, la desaparición de los terciarios ya comenzó con la con la venta de los  terrenos del profesorado Romero Brest, ubicado en Núñez, el cual está orientado en  Educación Física y es uno de los más importantes de la Capital.

Ahí mismo, el Gobierno Porteño autorizó la construcción de un “mini puerto madero” en un predio de once inmobiliarios multimillonarios, mientras el profesorado será removido a un espacio reducido en Parque Sarmiento.

En este sentido, Ramos aseguró que “esto es para que los Caputos y los Calcaterras se queden con las plata de las obras y para que las empresas amigas del gobierno se llenen los bolsillos”.

Una década

La desaprensión de la Gestión PRO con el sistema público de educación no es nueva. Rodríguez Larreta sólo continúa lo que comenzó Mauricio Macri quien a lo largo de ocho años con jefe de Gobierno subejecutó sistemáticamente las partidas presupuestadas destinadas al área.

Pero también fue Macri quien plantó la piedra basal del sistema de la inscripción online a las escuelas porteñas, que dejó a miles de pibes sin un lugar en el aula y provocó una migración del sistema público al de gestión privada.

Fue en 2014 cuando a caballo de la imposición de la inscripción online, que fue presentada por el entonces ministro Esteban Bullrich como un alarde de modernidad, se fue profundizando la falta de vacantes en las escuelas de la Ciudad.      

En 2016 fueron 11.432 pibes los que quedaron en lista de espera y, al año siguiente, la cifra ascendió a 11.958. Este año, sólo en el nivel inicial faltaron 9.680 vacantes.

“Hubo un gran aumento de subsidios a los privados. Ya no quedan dudas que el pasaje de la educación pública a la privada es un proyecto que tiene el Pro hace más de diez años”, sostuvo Emiliano Ramos, por lo que calificó a la Unicaba como “la culminación de todo ese proceso”.

Para finalizar, el responsable de La Fede en el Instituto Joaquim V. González fue claro cuando dijo que “el sector privado tiene intención de explotar un mercado, que en la argentina por su educación publica, no tiene permitido hacerlo con facilidad”, y agregó que para eso necesita el soporte de un gobierno como este que ve al sistema educativo público como un gasto”,

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.