Imprimir
Argentina

Pese a la lluvia y la caída de granizos que mantienen anegadas varias calles de esta capital, estas mujeres guerreras, pese a su avanzada edad, -muchas con más de 90 años-, son escoltadas por jóvenes y organizaciones sociales en una jornada que comenzó en horas de la tarde de ayer y que concluirá esta jornada con un gran acto central.

Bajo la consigna No claudicar, no negociar, no callar, no perdonar, no olvidar. Siempre luchar, como lo hicieron aquel histórico jueves de 1981 cuando eran apenas 70 mujeres contra 300 policías queriendo saber del paradero de sus hijos, hoy vuelven con esa fuerza que las caracteriza a pedir por memoria, verdad y justicia.

Desde el filo de la tarde, donde todos los jueves hacen su ronda en la Plaza de Mayo, a unos pasos de la Casa Rosada, sede presidencial, las madres, con sus infaltables pañuelos blancos, comenzaron a movilizarse y, pese a las fuertes lluvias, instalaron carpa y allí pasaron toda la noche.

A nombre de la Asociación, su presidenta Hebe de Bonafini, recordó aquella fecha cuando estuvieron dando la vuelta a la pirámide de la Plaza durante 24 horas. Fueron 70 kilómetros, nos ampollamos los pie, en plena dictadura (1976-1983), estábamos solas pidiendo por nuestros hijos, expresó.

En esta marcha, la número 30, tenían preparado un juicio ético y político a los jueces de la actualidad, que, dicen, son cómplices de este gobierno, pero el diluvio que se posó la víspera en la ciudad no lo permitió aunque se mantuvieron en resistencia toda la noche.

Hasta el lugar fueron varios representantes de fuerzas políticas a sumarse a esta iniciativa y también el exvicepresidente Amado Boudou, liberado hace apenas unas horas, quien fue condenado en agosto pasado a cinco años de prisión por cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con la función pública.

No hay nada comparado con lo que pasaron estas grandes mujeres, todo lo que sufrieron, traigo mi respeto hacia ellas, dijo en declaraciones al canal de las Madres.

Fuente: Prensa Latina

Fuente:

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.