Los parlamentarios y parlamentarias de la tienda comunista calificaron como una vergüenza la postura del gobierno al negarse a suscribir el Acuerdo de Escazú, tratado que permitiría mejorar aspectos de la legislación medioambiental  y dar garantías en cuanto al acceso a la información y participación ciudadana.

Para el diputado Boris Barrera, la decisión del Ejecutivo de no firmar responde a una mirada economicista y poco sustentable que deja a Chile en muy mal pie frente a la comunidad internacional.

Uno de los puntos que más preocupa a los parlamentarios del PC es que los países que suscriben el acuerdo se obligan a garantizar la debida protección de los derechos humanos para las y los dirigentes sociales que promueven y defienden los derechos humanos en materia ambiental.

De acuerdo a esto, para el diputado Amaro Labra, la decisión del gobierno deja en una desprotección a las comunidades y activistas, especialmente de las zonas más carenciadas.

Aún cuando Sebastián Piñera habló de la protección al medio ambiente y de la emergencia climática en su alocución en la Asamblea General de Naciones Unidas, el no firmar este acuerdo dejaría de manifiesto su falta de compromiso con la temática.  Así lo señaló la diputada Marisela Santibáñez.

Cabe señalar que el 27 de septiembre del 2018, la bancada comunista presentó un proyecto de acuerdo sobre la materia, en el que se solicitaba al Presidente revertir la decisión del gobierno de postergar la firma de este acuerdo y además, suscribirlo con el objeto de comprometer al Estado de Chile a garantizar la participación, acceso a la información y la justicia ambiental. Dicho proyecto de acuerdo fue aprobado en Sala.

*****************************

Conozca sobre el acuerdo de Escazú:

https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu

Fuente:

Radio Nuevo Mundo