Imprimir
Cuba

CubaPalacio de Miraflores, Caracas.- El presidente de la República de Cuba, Miguel Mario Díaz-Canel,  ratificó, en la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General para conmemorar los 75 Aniversario de las Naciones Unidas, que Venezuela siempre contará con la solidaridad de Cuba, respondiendo así ante la comunidad internacional a la nueva agresión de Estados Unidos, al anunciar pretendidas sanciones unilaterales en contra del presidente Nicolás Maduro, como parte de una campaña sostenida de agresiones contra Irán y Venezuela.

“Queremos ratificar públicamente en este escenario virtual que la República Bolivariana de Venezuela contará siempre con la solidaridad de Cuba, frente a los intentos de desestabilizar y subvertir el ordenamiento constitucional, la unión cívico-militar y destruir la obra iniciada por el comandante Hugo Chávez Frías y continuada por el presidente Nicolás Maduro Moros, a favor del pueblo venezolano”, aseveró el Presidente caribeño.

En esa línea, Diaz-Canel expresó, en nombre de su país, su solidaridad con la República Islámica de Irán ante la escalada agresiva de Estados Unidos, así como reafirmó su invariable solidaridad con el pueblo Saharaui y enfatizó su condena a la injerencia en los asuntos internos de la República Popular China.

“Nos oponemos a cualquier intento de lesionar su integridad territorial y su soberanía”, sostuvo en referencia a la nación asiática.

Estas palabras las pronunció en un sentido discurso emancipador en el que también aludió sobre las pretensiones de los imperios de “imponer la dominación neocolonial a  nuestra América, declarando públicamente la vigencia de la Doctrina Monroe contraviene la proclama de América Latina y El Caribe como zona de paz”.

Cuba también rechazó las acciones de Estados Unidos dirigidas a desestabilizar a la República de Nicaragua y corroboró, en la voz de su presidente, la invariable solidaridad con su pueblo y gobierno liderado por el comandante Daniel Ortega.

“Nos solidarizamos con las naciones del Caribe que exigen justas reparaciones por los horrores de la esclavitud y la trata de esclavos en un mundo en el que la discriminación racial y la represión de las comunidades afrodescendientes han ido en ascenso”, subrayó.

Sostuvo que en esta magna cita también “reafirmamos nuestro compromiso histórico con la libre determinación y la independencia del hermano pueblo de Puerto Rico, apoyamos el legítimo reclamo de soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, reiteramos el compromiso con la paz en Colombia y la convicción de que el diálogo entre las partes es la vía para alcanzar una paz estable y duradera en ese país”.

 Diaz-Canel manifestó apoyo en la búsqueda de una solución pacífica y negociada a la situación impuesta a Siria, sin injerencia externa y con pleno respeto a su soberanía e integridad territorial.

“Demandamos una solución justa al conflicto del Medio Oriente que pasa por el ejercicio real del derecho inalienable del pueblo palestino a construir su propio Estado, dentro de las fronteras anteriores a 1967, y con su capital en Jerusalén oriental”, dijo.

En esta tribuna también condenó enérgicamente las sanciones unilaterales e injustas contra la República Popular Democrática de Corea. “Ratificamos nuestro rechazo a la intensión de extender la presencia de la OTAN hasta las fronteras de Rusia y a la imposición de sanciones unilaterales e injustas contra esa nación”, agregó.

El escenario fue idóneo para que el mandatario de La Mayor de las Antillas  rechazara “la intromisión extranjera en los asuntos internos de la República de Belarus, y reiteramos nuestra solidaridad con el presidente legítimo de ese país, Alexander Lukashenko  y el hermano pueblo bielorruso”.

Una reunión distinta ante nuevos desafíos

El presidente Diaz-Canel comentó que “las preocupantes circunstancias actuales han hecho que por primera vez  en los 75 años de historia de la Organización de las Naciones Unidas nos veamos obligados a reunirnos de modo no presencial”.

“La comunidad científica de Cuba, otro orgullo de la nación que desde el triunfo de la Revolución de los Justos, anunció al mundo su propósito de convertirse en un país de hombres y mujeres de ciencia, trabaja sin descanso en una de las primeras vacunas que están en fase de ensayo clínico en el mundo”.

Precisó que “sus creadores y otros investigadores y estudiosos, articulados con el sistema de salud, desarrollan protocolos de atención a las personas contagiadas, a las recuperadas y a la población de riesgo que nos han permitido mantener las estadísticas ante la pandemia, en torno al 80 por ciento de personas contagiadas salvadas, y un índice de letalidad por debajo de la media continental”.

“Médicos y no bombas anunció un día el líder de la Revolución Cubana, y principal promotor del desarrollo de las ciencias en Cuba, el comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, esa es nuestra divisa : Salvar vidas y compartir lo que somos y tenemos, al precio de cualquier sacrificio. Es lo que brindamos al mundo desde las Naciones Unidas, a la que solo pedimos un cambio a tono con la gravedad del momento. Somos Cuba, luchemos juntos por la promoción de la paz, la solidaridad y el desarrollo”.

Prensa Presidencial / Anaís Pérez 

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (MippCI)

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.