A un año del bicentenario de la proclamación de la independencia del coloniaje de España, el presidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, ha reafirmado su compromiso con la burguesía y el continuismo neoliberal con el Gabinete Cateriano.

En medio de la tragedia que vivimos, el Gobierno ha mentido escandalosamente sobre las cifras reales de fallecidos en nuestro país, con el turbio propósito de impulsar la reactivación de la economía regalando 60 mil millones de soles a las empresas transnacionales, mineras, a la banca, servicios, sin controlar la pandemia, mientras que se despide a millones de trabajadores mediante la suspensión perfecta manteniendo el vergonzoso sistema CAS, cuyo sueldo es de 930 soles, promoviendo el empleo temporal y precario en un país en el que está probado el fracaso de estas políticas para la generación de empleo digno y decente.

Por otro lado, se mantiene los sueldos dorados de 45 mil soles a la burocracia estatal del BCR y altos funcionarios del gobierno. Señor presidente, la prioridad son las vidas humanas que su gobierno ha abandonado, los peruanos tenemos que gastar el 30% de nuestros ingresos en salud en casos de emergencia, porque los hospitales están colapsados, mientras se mantiene el sistema de salud privatizado.

El mensaje presidencial no ha mencionado que estamos en la peor crisis del siglo. El PBI se contraerá 14%, con ello crecerá la extrema pobreza, el desempleo pasará los dos dígitos, las exportaciones caerán dramáticamente y se corre el riesgo de una crisis alimentaria porque se mantiene el agro desatendido, solo se menciona paliativos que serán insuficientes.

El mensaje presidencial no se ha referido a cómo mejorar la tributación para obtener mayores ingresos y cubrir los gastos que tiene el Estado en los servicios que debe brindar a la población. Tampoco ha hecho mención a la recuperación de los adeudos a la SUNAT por parte de las grandes empresas, la necesidad de establecer un impuesto a la riqueza patrimonial, eliminación de las exoneraciones tributarias a las empresas concesionarias, a las universidades y colegios particulares para impulsar la educación pública.

El mensaje presidencial busca salvar el modelo neoliberal, reforzando los proyectos mineros conflictivos, el financiamiento a la gran burguesía, recurriendo a la vieja táctica de la escopeta de dos cañones:  la confrontación política con el Legislativo, por un lado, y la política con el “Pacto Perú”, por otro, que no pretende sustituir el desfasado “Acuerdo Nacional”, preparando las condiciones para su participación auspiciosa en el proceso electoral de 2021 sin poner en el debate la necesidad de una nueva Constitución Política.

Frente a ello, tenemos que implementar estrategias eficaces contra el COVID-19, garantizando la universalidad de la salud, estableciendo políticas preventivas y barrido epidemiológico casa por casa. Asimismo, garantizar la educación pública entregando dispositivos electrónicos y becas para estudiantes de bajos recursos.

Es necesario establecer un ingreso básico de emergencia de 1000 soles a toda la población en situación de pobreza, y un sueldo máximo de 10 mil soles a todos los funcionarios públicos; debemos predicar con el ejemplo.

Debemos tomar medidas de emergencia para ayudar a la pequeña y mediana agricultura, para garantizar la alimentación del pueblo, y, de igual manera, a la micro- y pequeña empresa mediante créditos con una tasa de interés cero.

El PCP llama al pueblo peruano, a las organizaciones políticas de izquierda, del progresismo, del patriotismo, a concurrir al gran frente único patriótico para cambiar las viejas estructuras económicas y sociales por un gobierno democrático, patriótico, al servicio de las grandes mayorías.

Lima, 31 de julio de 2020

Comisión Política

Partido Comunista Peruano

Fuente:

Partido Comunista Peruano