06 | 12 | 2019

La Paz y Santiago de Chile, 09 de abril de 2019 (MC).- La Cámara de Diputados de Chile aprobó este martes una resolución que pide al gobierno del presidente Sebastián Piñera retomar el diálogo y reanudar las relaciones diplomáticas con Bolivia, suspendidas desde 1962 y con un pequeño intervalo entre 1975 y 1978.

El portal de radio Cooperativa de Chile señala que esa solicitud, que recibió 65 votos a favor, 24 en contra y 31 abstenciones, pretende que el Gobierno de Piñera retome el diálogo, luego del fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya el 1 de octubre pasado que descartó la obligación de negociar una salida soberana al mar con Bolivia, pero recomendó abrir el diálogo. 

Según la petición, impulsada por los diputados Gonzalo Winter, Diego Ibáñez (Movimiento Autonomista), Pamela Jiles, Tomás Hirsch, Florcita Alarcón (Partido Humanista), Gabriel Ascencio (DC), Jaime Naranjo (PS), Carolina Marzán, Tucapel Jiménez (PPD), Carmen Hertz (PC) y (PPD), no es posible avanzar en la solución de los problemas políticos con Bolivia si no se restablece el diálogo político internacional, por lo que piden iniciar un nuevo periodo bilateral.

La CIJ, en su sentencia del 1 de octubre del año pasado, estableció una "histórica y clara invocación" a Bolivia y Chile para restablecer el diálogo sobre el enclaustramiento marítimo.

Bolivia rompió sus relaciones diplomáticas con Chile en 1962, cuando el país trasandino desvió unilateralmente las aguas del río Lauca, de curso internacional sucesivo entre los dos países, para beneficio propio, en franca violación del derecho internacional.

No obstante, las relaciones bilaterales a nivel de embajadores fueron reanudadas en 1975, cuando los entonces presidentes de facto Hugo Banzer (Bolivia) y Augusto Pinochet (Chile), se reunieron en la frontera común de ambas naciones y protagonizaron el famoso ‘abrazo de Charaña’.

A partir de ese encuentro se iniciaron conversaciones muy intensas encaminadas a que Bolivia pudiera recuperar una salida soberana al mar, pero las negociaciones políticas fracasaron ante la exigencia chilena de una compensación territorial.

Aunque de conformidad con el Protocolo Complementario del Tratado de Lima de 1929 firmado con Chile, Perú mostró su acuerdo en que Bolivia retorne soberana al mar por el casco norte de la ciudad de Arica hasta la Línea de la Concordia, unida al territorio boliviano por una franja territorial, condicionó su postura a que el área territorial adyacente a la costa de dicho corredor estuviera sujeto a un régimen de soberanía compartida entre los tres países.

Sin embargo, Chile rechazó dicha propuesta y rehusó gestionar la aceptación del Perú al acuerdo boliviano-chileno. Esta postura, sumada a la condición del canje territorial, provocó el estancamiento de la negociación pese a los esfuerzos de Bolivia por proseguir con la misma.

Ante esa situación, en marzo de 1978, Bolivia no tuvo más alternativa que romper relaciones diplomáticas con Chile.

Fuente:

Ministerio de Comunicación del Estado Plurinacional de Bolivia

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.