21 | 08 | 2019

(BERLÍN-ALEMANIA).- El vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, expuso, esta tarde, el tema “Globalismo crepuscular y la reivindicación de las izquierdas”, en el auditorio “Otto Brown”, del Instituto Iberoamericano, en Berlín, Alemania, dedicado a investigaciones sociales sobre Iberoamérica.

El Instituto Iberoamericano es uno de los centros de investigación más importantes de Europa respecto a diversos temas iberoamericanos, además, es poseedor de una biblioteca relacionada al tema de más de 32 kilómetros lineales de textos y contiene cerca de 80 mil títulos referentes a Bolivia.

En este evento, estuvo presente el cuerpo diplomático de Bolivia en Alemania, autoridades nacionales del país europeo, académicos, investigadores y residentes bolivianos en la ciudad de Berlín.

“Estamos asistiendo a un reacomodo general de las fuerzas, de las tendencias, de los flujos de capital, estamos viviendo una turbulencia global en la que las certidumbres del fin de la historia han finalizado, es el fin del fin de la historia, unos optan por el proteccionismo, otros por el globalismo, otros por populismos de izquierda, otros por populismos de derecha y no hay un sentido compartido de la historia y esto es el inicio de la historia”, aseveró la autoridad boliviana al indicar que él propone la hipótesis de que la globalización sufre “un punto de quiebre lo que para algunos puede ser el cierre del ciclo y el inicio de un ciclo proteccionistas y para otros un recodo para una ola de neoliberalismo ampliado”.

Ante esta realidad de no contarse con una dirección del mundo, García Linera propuso la necesidad de crear una nueva dirección, para lo que realizó una reflexión sobre las izquierdas, en general.

El mandatario de Estado explicó que, desde principios del siglo XIX hasta principios del XX, se vivieron etapas de proteccionismo y de liberalismo conjuntamente al desarrollo de la globalización en las economías de los países del mundo e identificó entre sus componentes: a la expansión del libre mercado, el incentivo de los flujos financieros, el comercio mundial y los flujos transfronterizos, estos últimos promovidos por las cadenas de valor global.

“Otro componente sería la plataforma informacional planetaria, el internet, (…) este es un hecho objetivo, la nube ya es un hecho material a partir del cual hay que imaginar cualquier tipo de desarrollo de la economía, ya sea bajo una onda proteccionista o una globalizada, nuevamente, del desarrollo productivo e informacional”, aseveró.

Asimismo, indicó que estos componentes forman una base material de la globalización que se constituye en el punto de partida para entender lo que vaya a pasar en las siguientes décadas; pero también se debe tener en cuenta que junto a este desarrollo de la globalización se tuvo un relato: que era el fin de la historia, el destino inevitable de la humanidad, que tarde o temprano todos desembocarían en el libre mercado, la democracia representativa, el papel de la empresa privada y demás.

Pero, este modelo empezó a mostrar fallas: se dio una caída de los flujos transfronterizos, un crecimiento de los mercados mundiales a una tasa menor que la economía real, lo que era contrario hasta antes de 2008, se presentó un declive de la tasa de crecimiento de la propia productividad, además se acrecentaron las desigualdades sociales y “a partir de eso se va generando un ambiente político cada vez más raro en el mundo”, comentó.

Inglaterra salió de la Comunidad Europea, en Estados Unidos ganó el presidente Donald Trump con un discurso patriótico y proteccionista, y de rechazo a la ideología del globalismo, además, protagoniza una guerra comercial con China, “y lo último que me acaba de sorprender es lo que ha pasado en Europa” con el ingreso de China en el control de la tecnología de punta en telecomunicaciones, agregó.

Esto muestra claramente la paradoja del presente, pues, países que impulsaron la globalización como Estados Unidos e Inglaterra ahora son proteccionistas, y los que incentivaron el proteccionismo, como China, ahora defienden el libre mercado, “esta es la situación actual, se ha perdido el norte global, (…) hay un derrumbe de las certidumbres planetarias”, una excesiva concentración de la riqueza y una disminución gradual de las clases medias de los países desarrollados, señaló.

Por otro lado, al referirse a las izquierdas, en general, García Linera indicó que a causa de la incertidumbre, estas viven una etapa de transición con un proceso de reorganización cognitiva, discursiva y organizativa.

Recordó que las izquierdas vivieron tres grandes ciclos: de 1915 a 1930, el socialismo real; entre 1945 y los años 70, las corrientes de la descolonización y la Socialdemocracia; y, a partir de 2005, una oleada de los llamados progresismos en América Latina, “estos son tres distintos momentos, con distintas lecciones, límites y avances de las izquierdas mundiales”, añadió.

La autoridad nacional propuso cinco ejes para “contribuir a una reinvención, reconstrucción, relanzamiento de las izquierdas mundiales”, de acuerdo a un acopio de las experiencias en el mundo: el primero, la democratización molecular de la sociedad y del Estado mediante la práctica de la democracia participativa constante en las acciones del Estado, con el fin de conseguir la igualdad y la libertad social y demás, “estamos hablando de cómo reinventar el socialismo en una lectura democrática y plural”, complementó.

El segundo eje es: formas alternativas de gestión económica, en el que se da la ampliación de bienes comunes estatales, no estatales y sociales; la satisfacción de necesidades en base a una combinación selectiva de decisiones entre proteccionistas y globalizadoras, y la regulación de los flujos financieros, entre otras.

Asimismo, el mandatario de Estado señaló como tercer eje al ecologismo social para superar el racismo, el clasismo y el colonialismo ambiental, para alcanzar la desmercantilización de la naturaleza y lograr que los países desarrollados paguen su deuda ecológica, además de potenciar un crecimiento económico sin que haya decrecimiento ecológico.

Como cuarto eje, la autoridad nacional indicó un nuevo internacionalismo, especialmente, temático sobre medioambiente, tecnología e información para la integración, desde abajo, de las izquierdas, de las luchas, de las plataformas, de los conceptos y también lograr una descolonización cognitiva mediante el intercambio de experiencias de las izquierdas en el mundo y, finalmente, como quinto eje nombró la construcción de nuevos sentidos comunes por parte de los Estados nacionales mediante la coerción nacional para alcanzar una irradiación regional, continental, asimismo, señaló la necesidad de luchar por un conjunto de nuevos preceptos lógicos, morales, instrumentales y procedimentales.

Fuente:

Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.