25 | 01 | 2020

Al cierre de esta edición se esperaba que comience una multitudinaria movilización hacia la zona céntrica de La Paz, protagonizada por personas integrantes de diferentes comunidades de gran parte del territorio de Bolivia.

La marcha intentará converger en el corazón de la institucionalidad del país, Plaza Murillo, para exigir la dimisión de Jeanine Añez, quien ejerce la presidencia de facto tras el golpe de Estado.

Lo hace después de que, durante la jornada de ayer, sobre todo en Senkata, Cochabamba y El Alto, se llevaran a cabo los sepelios de víctimas de la brutal represión que sigue perpetrando personal de las Fuerzas Armadas y policiales.

Vale recordar que, después de que las Fuerzas Armadas forzaran la renuncia de Evo Morales, Áñez se autoproclamó presidenta en una sesión del parlamentaria que careció de quórum, tras lo que el jefe del Ejército, Williams Kaliman, se encargó de colocarle la banda presidencial.

Se espera que hoy sesione el Parlamento donde el MAS tiene mayoría de acuerdo a los mandatos que vencen el 22 de enero. Añez envió un proyecto para convocar a elecciones, pero durante las últimas horas, señaló que podría retirarlo si –tal como anticipó- el bloque que responde a Morales avanza con su propia iniciativa que postula la anulación de las  elecciones de octubre, la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral y la convocatoria a nuevos comicios.

Postura

En este contexto, el Partido Comunista de Bolivia (PCB) se pronunció instando a que “la crisis actual encuentre una salida sin represión” y, en esa dirección, dijo que es preciso que se convoque a una “mesa de diálogo con la participación de actores y mediadores internacionales.

De esta manera, evalúa el PCB, “se podrían buscar consensos y garantías para encontrar salidas políticas, institucionales y legales viables”.

Asimismo, recalca que “resulta imprescindible reaglutinar el bloque popular con base en consolidar la alianza obrera-campesina-indígena-originaria sin exclusión de capas medias urbanas”.

Asimismo, el PCB denunció “la dictadura instaurada con apoyo externo y destinada a truncar el proceso de cambio de Bolivia y el estado de derecho”, tras lo que hizo hincapié en que, además, “abre el camino del agravamiento de la crisis con las consecuencias que traería el aislamiento y hasta el desmembramiento de Bolivia”.

Fuente:

Nuestra Propuesta | Diario del Partido Comunista de la Argentina

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.