Imprimir
Categoría: Bolivia

comunistaEl Partido Comunista de Bolivia, PCB, denuncia ante la comunidad internacional que la dictadura instaurada con apoyo externo y direccionada a truncar el proceso de cambio boliviano y el estado de derecho, a partir de la espuria autoproclarnación de Jeanine Añez como Presidente del Estado de facto, no sólo representa la toma del órgano ejecutivo por la fuerza, sino se ha abierto incluso el tortuoso camino del agravamiento de la crisis con consecuencias imprevisibles que generaría el aislamiento y hasta la desmembración de Bolivia.

Los pretextos esgrimidos por la derecha y los fascistas a través de los comités cívicos, los resentidos y los traidores, más sus expresiones políticas como CC, 21F, PDC, MNR han quedado al descubierto por falaces, porque ahora ha crecido la inseguridad sembrada por la derecha y los Comités Cívicos desde antes de las elecciones generales, y sirvieron para tomar por asalto instituciones del Estado, para provecho de la élite oligárquico-burguesa y el imperialismo.

Desde el asalto al gobierno por la ultraderecha, ha aumentado la violencia utilizando a la Policía y a las Fuerzas Armadas, a quienes se las protege con un decreto supremo que garantiza su impunidad, de manera que las FF.AA. en ningún momento vacilen en disparar contra el pueblo, reprimir las concentraciones y marchas surgidas espontáneamente. A la fecha se reporta oficialmente 27 personas masacradas, 150 heridas, unas 400 personas detenidas y torturadas, lo que constituye una torpe violación a los derechos humanos.

Se utiliza a las instituciones para reprimir y encarcelar a la población; se atenta flagrantemente contra la libertad de prensa pues canales de televisión como BTV, CANAL 2, ATB, Abyayala, y radiodifusoras como Patria Nueva fueron intervenidas, o el despido a todo el personal del periódico Cambio, sin que haya lugar a reclamo alguno. Tampoco se respeta a las legaciones diplomáticas como acontece con las acciones vandálicas contra las Embajadas de Cuba y Venezuela, o contra misiones humanitarias como las tomadas contra los médicos cubanos, a quienes expresamos nuestra mayor solidaridad.

Se suman vulneraciones flagrantes a los derechos humanos con actos de censurable racismo y torpedeo a acuerdos internacionales, decretando inclusive la impunidad de quienes balean ocasionando víctimas entre manifestantes, por lo que la CIDH ha expresado sin reparos su extrañeza y censura por los excesos sangrientos y atropellos contra la población. De ahí que la liberación de cientos detenidos y el esclarecimiento de maltratos, desapariciones y muertes son un requisito esencial para retornar a senderos de paz, tomando en cuenta que la mayoría del pueblo agredido está clamando por justicia, libertad, seguridad y toma determinaciones para en lo posible evitar las arbitrariedades y las violaciones señaladas.

Frente al aumento del uso arbitrario del poder, la desmedida y sañuda violencia de los golpistas, la conculcación de las libertades democráticas en Bolivia, llamamos a defender lo logrado en el proceso de cambio, a profundizar la democracia, para garantizar mejores días a los bolivianos y convocamos a la resistencia y reflexión al pueblo boliviano para que no se deje arrastrar a horas de luto de las que será difícil salir por mucho tiempo, no olvidando que no hay otra ruta que garantizar que el proceso democrático siga avanzando.

La crisis actual debe hallar una salida política sin represión. En este sentido, la apertura a una mesa de diálogo con la participación de los actores y mediadores internacionales supone una opción para frenar la ola de violencia, de búsqueda de consenso y de garantías para encontrar salidas políticas, institucionales y legales viables, entre ellas la posibilidad de realización de nuevos comicios generales a partir de la renovación del órgano Electoral Plurinacional. Todas las vías de pacificación que no deben subestimarse, por el contrario deben impulsarse éste y todos los espacios posibles para no agravar la situación critica actual.

Resulta imprescindible reaglutinar el bloque popular, con base en consolidar la alianza obrero-campesina indigena-originaria sin exclusión de capas medias urbanas, tiendo presente que los errores cometidos durante estos 13 años se pueden corregir con su activa participación protagónica.

La linea del Partido en esta materia fue consecuente, sorteando criterios sectarios y hegemonistas, y la vida confirma la urgencia estratégica de generar alternativas unitarias con una conducción idónea, antioligárquica y antimperialista, que preserve las conquistas sociales de la clase obrera, del conjunto de los trabajadores y de las bolivianas y bolivianos.

Agradecemos los pronunciamientos solidarios a nivel internacional de los partidos comunistas, gobiernos progresistas, entidades y personalidades de dentro y fuera de América Latina, que expresan reiteradamente la justa demanda de resguardo a los derechos humanos, la democracia y estado de derecho, y constituyen un elemento fundamental para establecer un cauce responsable para superar el actual colapso sociopolítico en Bolivia.

La Paz, 17 de noviembre de 2019
Al rescate de la Patrio, rumbo al socialismo

Fuente: PCV via Twitter / RedGlobe

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.