19 | 10 | 2019

Con un multitudinario acto de solidaridad con Venezuela concluyó la XVI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (Alba-TCP), que tuvo lugar este viernes en la Habana, Cuba y que contó con la presencia de mandatarios y representantes de los países miembros del organismo regional. 

El acto de clausura se efectuó en el Palacio de las Convenciones, presidido por el por el General de Ejército Raúl Castro, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Miguel Diaz-Canel Bermúdez, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Al evento también asistieron los mandatarios Evo Morales (Estado Plurinacional de Bolivia), Daniel Ortega (República de Nicaragua), los primeros ministros Ralph Gonsalves (San Vicente y Las Granadinas) y Roosevelt Skerrit (Mancomunidad de Dominica), así como representantes de los gobiernos de Antigua y Barbuda, Granada, Federación de San Cristóbal y Nieves, República de El Salvador, República de Haití y República de Surinam.

“El Alba-TCP tiene el deber de ser una plataforma donde se integren los movimientos progresistas de la región”, expresó el Canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, quien dio lectura a la Declaración final de la Cumbre en defensa de América Latina y el Caribe como zona de paz.

Rodríguez, llamó a defender el ALBA-TCP como un espacio de concertación de los movimientos de izquierda de la región para enfrentar los desafíos. En ese sentido, señaló la necesidad de articular planes y proyectos de cooperación solidaria ante la coyuntura actual en la que el gobierno de Estados Unidos revive la ‘Doctrina Monroe’ y hay un ascenso de gobiernos populistas de derecha en la región.

El documento de clausura recordó además, el encuentro fraterno entre el comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el comandante Hugo Chávez en 1994, momento en que fundaron la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, que un año después dio lugar a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

De igual forma, se rubricó el compromiso del bloque con un orden internacional en defensa del multilateralismo y la concertación como forma de hacer frente a la injerencia y la dominación históricamente impuesta. Así como la necesidad de respaldar a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) como mecanismo de concertación regional, incluyendo el derecho de Venezuela, Nicaragua y Cuba a la autodeterminación, sin injerencias ni amenazas extranjeras de ningún tipo.

Presidente Maduro: Es necesario la consolidación de un modelo económico independiente

Las palabras de cierre estuvieron a cargo del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, quien instó a la consolidación de un modelo económico independiente integrado por los países de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América.

“Hay un reto central para el ALBA y es el tema económico, el desarrollo de bases sólidas para la satisfacción de las necesidades sociales de nuestros pueblos”, expresó el Mandatario Nacional.

En ese sentido, el Jefe de Estado aseveró que pese a las circunstancias adversas que enfrentan los pueblos de América Latina y El Caribe es necesario reactivar la producción de riquezas para hacer frente a la guerra económica.

“Por eso es tan importante que nuestros pueblos sientan pronto el revitalizar de nuestras misiones sociales y del ALBA como gran actor político que es de nuestra región y del sistema de Naciones Unidas“, agregó el Presidente venezolano.

Fuente:

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.