24 | 07 | 2019

Al iniciarse el xviii Consejo Político de de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla dio la bienvenida a los participantes y ratificó que ese mecanismo de integración está para defender los postulados de América Latina y el Caribe como zona de paz, frente a lo cual se alza la patria grande de Bolívar y Martí.

Rodríguez reiteró que la proclama aprobada en La Habana es una plataforma de defensa de los principios del derecho internacional contra la guerra, a favor de la paz, la defensa de la soberanía y para favorecer los intereses legítimos de nuestros pueblos, de las grandes mayorías.

Aseguró que las amenazas del uso de la fuerza contra Venezuela constituyen el más grave peligro para la paz y la estabilidad regional. «Rechazamos todo tipo de intervención en Venezuela  y decidimos  defender la paz, frente a las presiones del gobierno estadounidense y las sanciones económicas», dijo.

El Canciller cubano precisó  que frente a los fracasos de la estrategia de Washington contra Venezuela habrá que unir las fuerzas para denunciar las amenazas, defender la paz en el hemisferio y en el mundo, para evitar otra aventura militar imperialista en la región.

Ratificó la oposición a las medidas coercitivas unilaterales que generan graves consecuencias y daños humanitarios a los venezolanos y el respaldo a las iniciativas de diálogo como el Mecanismo de Montevideo, que contará con el respaldo de los pueblos apegados a la carta de las Naciones Unidas y al derecho internacional.

Aseguró que hay que contribuir a que los venezolanos hallen sus propias soluciones porque es inadmisible la imposición de modelos políticos bajo presión, amenazas, chantajes y mucho menos presiones militares, y que hay un amplio movimiento internacional en defensa de la paz y en contra del uso de la fuerza.

Convocó a las organizaciones y movimientos sociales, gremiales, sindicatos..., para ejercer influencia en los gobiernos para oponerse al intervencionismo estadounidense y calificó de  admirable la resistencia del pueblo bolivariano.

Reiteró que Cuba continuará prestando sus servicios de colaboración en Venezuela  y nuestros colaboradores estarán siempre allí, donde más se necesite, junto a ese hermano pueblo.

El Canciller cubano resaltó que no debe subestimarse el poder de articulación de nuestros pueblos, la fuerza de la denuncia y el papel de la verdad. Y que Cuba comparte la voluntad de fortalecer la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y apoya  la presidencia pro-témpore de Bolivia.

Llamó a contribuir a la organización de las fuerzas políticas, movimientos indígenas, de mujeres, sindicatos y movimientos sociales, de artistas, académicos, científicos, intelectuales, para apoyar el venidero Foro de Sao Paulo a celebrarse en julio próximo en Caracas y las reuniones de sus grupos de trabajo.

Condenó también el empleo de métodos para derrocar a Nicaragua y a su gobierno legítimo y aseguró que el alba -tcp es y será un núcleo de resistencia que respaldará siempre a los pueblos de la región, y que en Fidel y Chávez encontraremos las enseñanzas y los pensamientos que inspirarán nuestra acción común.

EE.UU. pretende rendir por hambre y sufrimiento al pueblo venezolano

Durante su intervención en esta sesión del xviii Consejo Político del ALBA-TCP, el canciller venezolano Jorge Arreaza precisó que «cuando un gobierno como el de Estados Unidos y su élite dominante expone una doctrina anacrónica, vetusta, sin sentido, una doctrina que fue enarbolada a principios de la segunda década del siglo xix, en  1823,  y que hoy, en el siglo xxi, se le de vigencia a esa Doctrina Monroe, es en verdad para levantar las alarmas de los pueblos y los gobiernos».

Aseguró que es inaceptable para la élite dominante que haya en el continente un proceso de liberación.

Denunció la agresión del Gobierno colombiano contra Venezuela a pesar de los problemas internos que tienen, amparados por la Casa Blanca. Y que no se trata solo de un bloqueo, sino de una persecución, un robo financiero que solo perjudica al pueblo venezolano, porque aún teniendo los recursos no se puede pagar a instituciones de salud en el exterior para la operación a niños venezolanos o para importar vacunas por las limitaciones impuestas por bancos en diferentes países europeos. «Ellos pretenden generar sufrimiento y que el pueblo sufra y derroque al propio gobierno», dijo.

Reiteró que su país está en paz, no hay guerra, no hay enfrentamientos, que el pueblo venezolano está trabajando, estudiando, produciendo.

Ante todo que prevalezca el diálogo y la paz

El canciller de El Salvador, Carlos Castaneda, expresó que su país –que en calidad de invitado ha tenido el privilegio de ser parte de este foro tan importante para los destinos de la región– ve con preocupación la situación de las sanciones unilaterales y amenazas a naciones hermanas para dividirnos y acabar con lo que se ha hecho en materia de integración para nuestros pueblos y respalda todas las iniciativas que promuevan una salida pacífica sobre la base del respeto, la solidaridad y el consenso. «Estamos convencidos de que la región tiene que tomar las herramientas necesarias para superar los retos y desafíos que enfrenta», precisó.

«Somos testigos de los fuertes y constantes desafíos que ha enfrentado esta región, incluyendo una gran agresión a los principios del derecho internacional, reconocidos a nivel mundial y que se encuentran plasmados en diferentes instrumentos internacionales como la Carta de las Naciones Unidas, por lo que hemos alzado nuestra voz para denunciar estos hechos y pedir que prevalezca el respeto a la soberanía nacional y la no intervención en los asuntos internos, la promoción de la paz y la seguridad internacional, los cuales constituyen la piedra angular para nosotros como naciones hermanas y con el resto del mundo».

El representante de Nicaragua, Paul Osquit, detalló varios puntos que describen la situación actual de la región, caracterizada por las amenazas, los intentos desestabilizadores, las sanciones unilaterales. Recordó que a Cuba, Venezuela y Nicaragua, a pesar de ser procesos diferentes, los une la defensa histórica de la soberanía, la autodeterminación y la construcción de sus proyectos políticos según sus propias decisiones. Dijo que la defensa de estos países debe extenderse a todos los demás. «Hoy somos nosotros, mañana puede ser otro», advirtió.

Describió que estamos en un momento complejo, donde las relaciones entre Estados no son fáciles a nivel mundial y en el contexto regional vemos un ataque a los países progresistas, una amenaza real desde los poderes imperiales para hacer que nuestros países desaparezcan, pero «los pueblos siempre han sabido salir adelante y el esfuerzo de nuestros pueblos nos ha llevado siempre a grandes triunfos y nosotros estamos seguros de que sabrán reponerse».

De igual forma, el canciller de Bolivia, Diego Parys Rodríguez, transmitió el afecto y el cariño del pueblo boliviano para el resto de las naciones de América Latina y el Caribe, afirmó que la Celac es una gran oportunidad para todos y que su país está comprometido en las luchas de nuestros pueblos.

Expresó también su solidaridad ante los ataques contra Venezuela, cuando parece que todas las fuerzas de la derecha del continente se han unido para ahogarla financieramente y que su pueblo se levante contra su gobierno, por lo que la única vía para la solución de esa situación es el diálogo. «No existe otra».

Ratificó, además, su apoyo al Mecanismo de Montevideo, diálogo con y para los venezolanos y calificó como fructífero lo impulsado por el Gobierno de Nicaragua en momentos complejos y los avances de Cuba y su nueva Constitución, con esa vocación solidaria que la caracteriza.

Fuente:

Partido Comunista de Cuba

Real time web analytics, Heat map tracking
Constitución de Cuba

Descargue aquí la nueva Constitución de la República de Cuba:

Constitucion Cuba

 

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.