BUENOS AIRES, Argentina.- Hoy Argentina es el cuarto socio comercial de la Mayor de las Antillas en América Latina y el Caribe, y el noveno a nivel internacional; se erige, además, como el segundo emisor de turistas a la Isla en la región.

Todas esas fueron razones de peso suficiente para que este lunes el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, abriera su agenda en la nación sudamericana con una representación de casi medio centenar de empresarios argentinos que en el transcurso de los años han mantenido negocios con Cuba.

Como “necesario, oportuno e importante” consideró este encuentro el Jefe de Estado, en el que se conversó sobre expectativas, posibilidades e intereses comunes para “fortalecer y ampliar las relaciones económico-comerciales” y donde estuvo acompañado por el canciller Bruno Rodríguez Parrilla y el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz.

De manera particular Díaz-Canel agradeció a los empresarios su respaldo y constancia en sostener relaciones comerciales, y el interés de realizar negocios con Cuba, a pesar del bloqueo económico, comercial y financiero que impone a la Isla el Gobierno de los Estados Unidos.

Aseguró que aun en medio del recrudecimiento y el aumento de la persecución financiera de la actual administración norteamericana, así como la activación del título III de la Ley Helms-Burton, el Gobierno cubano “protege al empresariado extranjero que participa con negocios en Cuba”.

En ambas direcciones –dijo- se han incrementado las misiones empresariales en los últimos años, donde sobresale la sistemática participación del empresariado argentino en las diferentes convocatorias de la Feria Internacional de la Habana, que en su pasada edición contó con la asistencia de más de 14 empresas del país austral.

Tras ratificar el interés de continuar potenciando el intercambio comercial entre ambos países, consideró que este podía ser mucho más amplio y en la actualidad está caracterizado por un “desbalance tremendo”, pues desde Argentina se exporta más de lo que nosotros somos capaces de exportar hacia acá para lograr mayor presencia de nuestros productos.

Con siete sucursales de empresas argentinas reconocidas en Cuba, en la actualidad están identificados, además, seis intereses de negocios en áreas como la producción de soya y maíz; la industria alimentaria y particularmente la molinera; también en materia de producción conjunta de electrodomésticos y proyectos para el tratamiento de desechos sólidos.

Acerca del Convenio de Fideicomiso existente entre las dos naciones y que permite mantener las relaciones comerciales sin realizar transferencias bancarias, el Presidente Díaz-Canel comentó que en estos momentos tiene una baja ejecución, por lo que no se están aprovechando sus potencialidades para la venta de bienes y servicios en el sector de la salud y de productos de la biotecnología cubana, así como en la adquisición de alimentos para la Isla.

La inversión extranjera en Cuba, componente esencial de nuestro plan de Desarrollo Económico y Social para el 2030 –subrayó- dispone de una política y un cuerpo normativo que incentiva y protege a los inversores extranjeros, incluso contra medidas de alcance extraterritorial del bloqueo norteamericano.

Asimismo, resaltó la importancia de la participación del empresariado argentino en el desarrollo de la agroindustria, la manufactura, la industria alimentaria y el aprovechamiento de la energía renovable, en lo cual tienen amplia experiencia.

De igual manera, consideró que en la Cartera de oportunidades de la inversión extranjera cubana 2019-2020 existen proyectos en el territorio nacional y en la Zona Especial de Desarrollo Mariel que pueden ser interés del empresariado argentino.

Con la asunción del nuevo Gobierno de Alberto Fernández como Presidente argentino y Cristina Fernández como Vicepresidenta –aseveró- consideramos que podemos trabajar más estrechamente para relanzar y potenciar las relaciones económicas bilaterales entre nuestros país.

Es Argentina –dijo- uno de los principales socios comerciales de Cuba en América Latina, convertido en un importante proveedor de alimentos para la canasta básica de nuestro país y para la ganadería cubana.

Ampliar los sectores para esa cooperación e intercambio es desde ya un reto. De ahí que el mandatario cubano manifestó el interés del Gobierno para desarrollar los vínculos también en los sectores de la agroindustria, la industria alimentaria, la energía renovable y las manufacturas, ámbitos prioritarios para Cuba, y donde conocemos –afirmó- las enormes experiencias que existen en Argentina.

Consideramos que pueden aprovechar la situación geográfica y la Zona Especial de Desarrollo Mariel para acercar sus exportaciones a los mercados caribeños. Es importante también la cooperación bilateral y triangular mediante el esquema de proyectos del Fondo Argentino de Cooperación Sur-Sur, teniendo en cuenta los planes de desarrollo de nuestro país y las disposiciones nacionales sobre la cooperación internacional, reflexionó.

Por los lazos históricos y culturales de amistad y hermandad que nos unen, un encuentro como este no puede ser solo para negocios ni temas empresariales, sentenció Díaz-Canel.

Queremos expresarles a todos ustedes –aseveró- que Argentina es para Cuba “un país entrañable, es un país querido” y en base a esa relación, contamos con que el empresariado argentino y el cubano puedan ampliar sus relaciones.

En el intercambio –marcado por la cercanía, el respeto ganado tras años de cooperación y la firme intención de estrechar los vínculos económicos– varios empresarios hablaron de sus experiencias de trabajo. Entre ellos, Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera, comentó sobre la disposición de concretar inversiones en Cuba y del amplio potencial de esa cooperación aún no suficientemente aprovechada.

Juan Salvador Amato, presidente de la Cámara Pyme Argentina, se refirió al duro momento que viven hoy las pequeñas y medianas empresas en la nación, pero auguró mejores tiempos, también para los lazos con Cuba.  Del tema, el Jefe de Estado destacó la experiencia argentina y la importancia del asesoramiento de especialistas de este país para la implementación que Cuba hará de estos asuntos, ya estipulados en la nueva Constitución.

Por su parte, Gustavo Grobocopatel, presidente del Grupo Los Grobos y distinguido entre los cinco líderes empresariales más reconocidos y prestigiosos del país sudamericano, explicó que en los últimos treinta años han incrementado aquí cinco veces la producción de trigo con la más alta tecnología. Más allá de exportar productos a la Isla, precisó, tenemos toda la disposición a transferir nuestros conocimientos para que ustedes desarrollen sus capacidades.

Del turoperador mayorista Julia Tours, en voz de su director general, Claudio Palacios, llegó la propuesta para que Cubana de Aviación aumente sus frecuencias de viajes a Argentina y que Aerolíneas Argentinas empiece otra vez a volar hacia Cuba. Según se supo, a través de la línea cubana, han llegado a transportar más de 16 mil pasajeros hacia la Mayor de las Antillas.

Desde el corazón, hizo uso de la palabra Pablo Giraldi, director de Comercio Exterior de la Asociación de Cooperativas Argentinas, la de segundo grado más grande del país. Habló de la seriedad y la honestidad del trabajo con Cuba, “cuando se trata de la Isla es como negociar conmigo mismo”, dijo, y marcó el sentimiento de este encuentro entre empresarios y Díaz-Canel, quien a punto de concluir la reunión subrayó la calidad humana de sus interlocutores.

Más allá de un intercambio económico, sobresalen los sentimientos de hermandad entre los dos países, base fundamental de todo lo que hemos hecho y lo que podamos hacer en el futuro. Sentimos la emoción, el compromiso y la visión de todo lo que podemos lograr, aseguró.

Fuente:

Partido Comunista de Cuba

Real time web analytics, Heat map tracking
Statistics

Today: 20830

Yesterday: 28822

Since 01/06/2005: 68025216

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.