17 | 07 | 2019

Los países del Triángulo Norte: Honduras, Guatemala y El Salvador, encabezan el podio de países más afectados a causa del narcotráfico y las pandillas, según el Estudio Mundial sobre Homicidio publicado por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), que destaca también la desigualdad en la que estos países viven, respecto a leyes y oportunidades, con los demás Estados de la región.

El pasado sábado, murió a causa de varios impactos de bala, Estefany Yolany López de once años de edad, quien era hija del defensor de la vida, Gabriel Quiróz. De acuerdo a la construcción de los hechos, la familia transitaba por el bulevar “Mauricio Oliva”, cuando tres individuos en motocicletas abrieron fuego.

El suceso, se registró a eso de las 11:30 de la noche, del sábado 6 de julio. Según el reporte preliminar, la mayoría de proyectiles impactó directamente en el cuerpo de la menor, causando su muerte al instante.

De varios disparos fue asesinado esta mañana el exalcalde del Distrito Central de Honduras, Roberto Acosta, quien gobernó en la capital entre 1994 y 1998, siendo electo por el Partido Liberal.

De acuerdo a la información preliminar, Acosta fue interceptado por desconocidos que provocaron un choque entre los vehículos para frenarlo, posteriormente individuos fuertemente armados abrieron fuego contra la humanidad del exedil.

El equipo que en tanto sostiene a JOH y su esquema represivo insiste en un error de muerte irreversible, asume con la golilla del que tiene toda ventaja que cada quien tiene su verdad en la disputa por el poder entre el pueblo y la élite que se lucra; ven la crisis nacional desde la dimensión del cinismo con mente psicópata. Estados Unidos y sus sectores articulados en el control de Honduras asumen por manual de guerra que el hondureño será humillado hasta el final del mundo, no hará nada nunca, no levantará cabeza y no tiene rifles como ellos en sus militares, y se equivocan, como antes “Tacho”, Batista y otros que soñaron la inmortalidad.

Por razones aún desconocidas, ayer domingo trascendió la muerte de dos reos de “El Pozo”, cárcel de máxima seguridad ubicada en Ilama, Santa Bárbara. De acuerdo a la información, ambos eran miembros de la “Mara Salvatrucha” (MS-13) y habrían sido estrangulados por sus compañeros.

Las víctimas, respondían a los nombres de: Junior Membreño días, alias “Cheneque”, acusado por extorsión y tráfico de drogas; y, Duanys Vásquez Espinal, señalado por asesinato y extorsión.

A falta de confirmación oficial, al menos ocho estudiantes han resultado heridos de bala luego que la Policía Militar (PM) irrumpiera en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) en Tegucigalpa, para desarticular una manifestación de los futuros profesionales del país.

Los militares, ingresaron al campus de Ciudad Universitaria lanzando bombas lacrimógenas y disparando a la humanidad de los estudiantes, de momento, el Hospital Escuela Universitario (HEU), ya confirmó la atención de urgencia de cinco de los jóvenes.

Desde finales de abril Honduras vive sumida en una serie de protestas encabezadas por la Plataforma en Defensa de la Salud y la Educación contra el régimen de Juan Orlando Hernández, surgido de un golpe de Estado y de los fraudes electorales cometidos especialmente en el año 2017.

La Policía Militar que ha tomado el mando bajo las órdenes de Hernández, quien está siendo amparado por Estados Unidos, está reprimiendo duramente las protestas.
Como consecuencia de esta represión se han registrado las primeras víctimas civiles: 3 muertos, 29 heridos de gravedad y 41 detenciones.

La temporada de cacería militar se reabrió en Honduras, ayer, el jefe de Estado, Juan Hernández, reunido con el Consejo Nacional de Nacional de Defensa y Seguridad, organismo que según expertos en derecho, elimina la independencia de poderes, dio visto bueno a su Ejército de la Policía Militar (PM) y otras unidades castrenses, para reprimir al pueblo.

Desde el pasado miércoles, los batallones de la PM en la capital, asumieron el papel principal como ente represor, esto por la huelga de “brazos caídos” de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, como resultado de ese protagonismo, al menos 20 personas resultaron heridas y una murió de un disparo certero en la cabeza.

El Hospital Escuela Universitario (HEU), reportó anoche que el joven Luis Antonio Maldonado, falleció a causa de heridas que según el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (Cofadeh), fueron provocadas por la Policía Militar.Esta unidad castrense, asumió anoche la titularidad para reprimir al pueblo que desde las 3:00 de la tarde se autoconvocó a protestar en todo el país.

Lo anterior, debido a que las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional, acompañados de la Dirección Preventiva y de Transito, se declararon en “brazos caídos”, negándose a reprimir al pueblo y denunciando una serie de violaciones a sus derechos como agentes.

Real time web analytics, Heat map tracking

on air

RedGlobe Links

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.