Imprimir
Categoría: Honduras

Nadie puede alegar ignorancia de la ley, manda la Constitución de Honduras, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Honduras (FAH), René Ponce Fonseca, actúa y habla contrario a ese precepto que le manda no deliberar como político y lo hace y se equivoca. La conducta se repite cada vez que tiene enfrente una grabadora. Este día ha dicho que está de acuerdo con que saquen del cargo al gobernante conforme a ley, si no es así que lo dejen terminar el mandato, porque asegura, tendrían que meterse los militares.

“La alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República es obligatoria. La infracción de esta norma constituye delito de traición a la Patria”, manda el artículo 4 de la vigente Constitución de la República. Sin embargo, Ponce Fonseca, ha tolerado la reelección ilegítima del gobernante Juan Hernández, con argumentos políticos ilógicos al sostener que el continuismo lo avaló la participación de los demás partidos en las elecciones, cuando la Constitución manda claro que la función de militares no es interpretar la ley, sino cumplirla. 

Video: “Si llegara un gobierno militar es para que gobierne unos 30 años”: General René Ponce

El pasado sábado, en el marco de un desfile militar, el general Ponce Fonseca, aseguró que si los militares quisieran podrían quedarse 30 años en el gobierno, insinuación, que constituye una franca violación a la forma de gobierno de Honduras, y las acciones legales que de esa irresponsable insinuación se derivan queda en manos de la Fiscalía de la Constitución, que cuenta con argumentos para emplazar al jefe de los militares.

El Articulo 272 de la Carta Magna en vigencia establece: “Las Fuerzas Armadas de Honduras, son una Institución Nacional de carácter permanente, esencialmente profesional, apolítica, obediente y no deliberante. Se constituyen para defender la integridad territorial y la soberanía de la República, mantener la paz, el orden público y el imperio de la Constitución, los principios de libre sufragio y la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República”.

La advertencia del jefe castrense constituye delitos contra la Constitución y la forma de gobierno y otros preceptos constitucionales, que claramente indican cuál debe ser el comportamiento de las FF,AA., la máxima legislación hondureña ordena así.

Artículo 2.- La Soberanía corresponde al Pueblo del cual emanan todos los Poderes del Estado que se ejercen por representación. La soberanía del Pueblo podrá también ejercerse de manera directa, a través del Plebiscito y el Referendo. La suplantación de la Soberanía Popular y la usurpación de los poderes constituidos se tipifican como delitos de Traición a la Patria. La responsabilidad en estos casos es imprescriptible y podrá ser deducida de oficio o a petición de cualquier ciudadano. * Modificado por Decreto 295/1993.

Artículo 3.- Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. el pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional.

Artículo 4.- La forma de gobierno es republicana, democrática y representativa. Se ejerce por tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judicial, complementarios e independientes y sin relaciones de subordinación. La alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República es obligatoria. La infracción de esta norma constituye delito de traición a la Patria.

Artículo 5.- El gobierno debe sustentarse en el principio de la democracia participativa del cual se deriva la integración nacional, que implica participación de todos los sectores políticos en la administración pública a fin de asegurar y fortalecer el progreso de Honduras basado en la estabilidad política y en la conciliación nacional.

Fuente:

El Libertador

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.