26 | 02 | 2020

Ante el silencio del Gobierno de Honduras con relación a la primera caravana de migrantes de 2020 y la constante represión de la Guardia Nacional de México, la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, ha pedido nuevamente al norteamericano país que se abstenga de usar la fuerza para detener a las personas.

El pronunciamiento de la ONU llega tras los episodios de la última semana en la frontera mexicana y los hechos de ayer en el Estado de Chiapas.

La portavoz de la oficina, Elizabeth Throssell dijo que: “El uso de la fuerza para detener o dispersar migrantes de las caravanas debería ser evitado, incluyendo el uso de armas no letales”.

Y añadió que la autoridad mexicana debe garantizar el respeto a principios básicos de acción en proporcionalidad y contención. Cabe mencionar que para el presidente Andrés López Obrador, la Guardia Nacional actuó “muy bien”.

“Le dije hoy al secretario de Defensa: ‘Transmítale al general Vicente, encargado de esta acción, mi reconocimiento por no utilizar la fuerza”, dijo el mandatario esta mañana en su tradicional comparecencia matutina ante la prensa.

En tanto, en Ginebra, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, dijo a través de su vocero Andrej Mahecic, que México tiene el derecho soberano de determinar quién entra en su territorio, pero recordó que también está sujeto a leyes internacionales para la protección de refugiados.

“Entre el gran número de personas que llegan a México desde su frontera meridional hay probablemente personas necesitadas de protección internacional”, dijo.

Y agregó que cualquier persona que huye de su país a causa de violencia y persecución, tiene derecho a pedir asilo. En efecto, los hondureños en la caravana han expuesto que en Honduras no pueden vivir, la mayoría ha expuesto que si se quedaban en el país corrían peligro.

El pasado 14 de enero, al menos 3,000 hondureños se reunieron en San Pedro Sula para formar la caravana que esperó el amanecer del 15 para iniciar el recorrido.

En 2019, Honduras registró cerca de 4,000 asesinatos, registrando además el cierre de varias empresas, algunas de esas, transnacionales que no pudieron con la extorsión de grupos criminales, la política fiscal y los constantes peligros que significan la falta de seguridad jurídica.

Fuente:

El Libertador

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.