22 | 10 | 2019

jcvLa agudización de las contradicciones interimperialistas ha desatado una nueva escalada de la violencia imperialista con el fin de controlar los recursos naturales, mercados y rutas comerciales que son esenciales para la hegemonía de los capitales monopolistas. Vemos cómo se intensifican las guerras, injerencias, sanciones unilaterales, terrorismo, fascismo y medidas económicas anti-populares, que son las herramientas del imperialismo para hacer prevalecer los intereses de los monopolios.

Mientras los capitalistas logran sus objetivos, nuestros pueblos son condenados a pagar las consecuencias de sus criminales acciones. Millones de muertos, desplazados y refugiados son el resultado de las voraces guerras imperialistas. La OTAN, tras 70 años de ignominiosa existencia, continúa sembrado terror y muerte, como principal instrumento militar al servicio de las pretensiones de dominaciónimperialista en el mundo. Junto a las terribles consecuencias de la guerra, se encuentra el deterioro creciente de las condiciones de vida de los trabajadores y jóvenes, producto de la ofensiva del gran capital contra los derechos sociales y laborales fundamentales.

La arremetida imperialista contra Latinoamérica y el Caribe se intensifica. EEUU avanza en la recomposición de sus fuerzas en la región y se encuentra decidido a barrer con todo Gobierno y fuerzas que pongan en riesgo su hegemonía en el continente. En el campo militar viene reforzando su presencia en la región mediante sus bases militares, la movilización de tropas especiales a Panamá y Colombia, los ejercicios militares conjuntos con Gobiernos latinoamericanos aliados, y acciones encubiertas mediante ONG financiadas por la NED y la USAID. En el campo político, los imperialistas fortalecen la acción injerencista de instrumentos como la Organización de Estados Americanos y promueven las alianzas con los gobiernos que son serviles a su política, como el llamado Grupo de Lima.

El plan de dominación de EEUU para América Latina y el Caribe tiene como premisa la destrucción de los Gobiernos que defienden el legítimo derecho de sus pueblos a decidir su camino sin ningún tipo de tutelaje de potencias extranjeras. En este sentido, la heroica Cuba y los procesos progresistas en Bolivia, Nicaragua y Venezuela, son el principal obstáculo a destruir. Hoy Venezuela se encuentra en el centro de los ataques del imperialismo en la región latinoamericana y caribeña. Muestra de ello son la Orden Ejecutiva de 2015 aprobada por el Gobierno de Obama, que declara a nuestro país como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de EEUU; las sanciones coercitivas unilaterales contra la economía del país, y las campañas comunicacionales que pretenden legitimar una aventura militar.

A partir del año 2019, las agresiones contra el pueblo venezolano se elevaron a un nivel superior. La autoproclamación como “Presidente de transición” del diputado de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó –que ha demostrado ser un títere al servicio del Departamento de Estado norteamericano–, responde a la agenda del imperialismo para socavar la soberanía y justificar todos sus criminales actos contra el país y los derechos del pueblo venezolano. El asedio, las sanciones, el bloqueo, sabotaje y amenazas de una intervención militar contra nuestro país, impulsados bajo el cínico pretexto de restablecer la democracia y atender la supuesta crisis humanitaria que sufre el país, sólo agravan las condiciones de vida del pueblo y la juventud venezolana, ya severamente afectadas por las consecuencias de la crisis capitalista.

Las acciones desestabilizadoras del pasado 30 de abril del presente año por un minúsculo factor de la derecha venezolana, que atacaron instalaciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) refleja cómo sectores reaccionarios de la oposición venezolana en alianza con el imperialismo estadounidense continúan en el desarrollo del golpe de Estado. Además,estos acontecimientosson una demostración del interés del imperialismo en seguir presionando sectores leales al gobierno bolivariano para que se alisten en una agenda golpista contra el proceso de liberación nacional.

Para los comunistas venezolanos es vital seguir construyendo la más amplia unidad patriótica, popular y revolucionaria para hacer frente al asedio imperialista. Asimismo, consideramos estratégico la unidad cívico-militar en defensa de la soberanía, incrementar el papel protagónico de la clase trabajadora y los sectores populares en las tareas que demanda el país para elevar la producción y ampliar las capacidades de desarrollo independiente. La agresión imperialista sólo puede ser derrotada con medidas y acciones que apunten a la transformación verdaderamente revolucionaria de la sociedad venezolana.

También es fundamental continuar impulsando la mayor movilización y solidaridad internacional. En este sentido consideramos importante el desarrollo de la Campaña mundial de solidaridad “Imperialismo: ¡Manos fuera de Venezuela!”,que fue aprobada en la reunión del Consejo General de la FMJD en Caracas del 9 al 11 de abril, y será desplegada por las organizaciones miembros el próximo 14 de junio en honor al natalicio de Ernesto Che Guevara.

Asumir con ímpetu la campaña“Imperialismo: ¡Manos fuera de Venezuela!”de la FMJD por parte de las organizaciones juveniles progresistas del mundo, permitirá incrementar la denuncia contra la injerencia imperialista, las sanciones coercitivas unilaterales y las amenazas de agresión militar imperialista contra Venezuela.

Queridos camaradas, en la JCV tenemos la profunda convicción de que el fortalecimiento de la FMJD es esencial para elevar las capacidades de combate del movimiento juvenil a nivel mundial por la defensa de los derechosa la paz, la autodeterminación nacional y la justicia social. Es momento de continuar dando pasos importantes para elevar el protagonismo de la FMJD en las luchas fundamentales de los jóvenes en el mundo.

Consejo Central
Juventud Comunista de Venezuela – JCV

Fuente: Tribuna Popular / RedGlobe

Real time web analytics, Heat map tracking
Venezuela al día

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.