22 | 10 | 2019

JauaElías Jaua Milano.

La Independencia nacional es el bien más preciado que hemos recuperado después de 200 años nos dijo el Comandante Hugo Chávez en el año 2012, retomando aquella frase del Libertador Simón Bolívar de enero de 1830: “La Independencia es el único bien que hemos alcanzado a costa de los demás, éste único bien hay que preservarlo. Será la puerta abierta que nos permitirá recuperar todo lo demás que perdimos”.

Sin duda, la Independencia es la base de la existencia de una Nación. Existencia que comienza por el derecho de un pueblo a elegir su propio modo gobierno, a administrar soberanamente sus recursos, a garantizar su bienestar y el cumplimiento de las leyes que se haya dado, para lograr una convivencia pacífica entre compatriotas.

Sin embargo, en el mundo de hoy la soberanía de los países y sus gobiernos está mediada por un conjunto de instrumentos externos tales como tratados y organismos internacionales; mecanismos de arbitraje mercantil, sistemas de control financieros, acuerdos militares, regulaciones ambientales, entre otros, instituidos en razón de garantizar los derechos humanos, la seguridad y la paz internacional.

Es bien sabido que todos esos mecanismos no han servido para tan noble propósito, por contrario han sido colocados al servicio de un modelo de globalización totalitario que tiene un doble estándar para evaluar el comportamiento de los gobiernos en el cumplimiento o no de estas normas internacionales.

Es así como, hay gobiernos que violan todos los derechos humanos y no son objetos de sanciones por eso. Los gobiernos de los Estados Unidos, Colombia, Israel y parte de Europa tienen garantizada la impunidad, en cualquier caso. Y el resto de los países del mundo, con causa o sin causa, pueden ser objeto de sanciones, intervenciones, embargos y hasta invasiones militares.

Todo el entramado jurídico e institucional multilateral ha sido colocado al servicio de la defensa del modelo global de acumulación del capital y del dominio político, militar e ideológico de una elite mundial de poder.

No obstante, esa realidad no puede ser excusa para que todo el mundo se sienta con la libertad de violar las normas básicas de la convivencia internacional, especialmente las referidas a la vigencia y garantías del ejercicio de los derechos humanos.  Por el contrario, un gobierno y un pueblo que quieran preservar su Independencia, deben hacer los mayores esfuerzos en función de respetar y hacer respetar esos derechos para toda la población.

El mejor antídoto contra mecanismos contaminados del virus del intervencionismo, como es el caso del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es cumplir y hacer cumplir nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999 y retomar el camino del pleno ejercicio de la democracia protagónica en lo político, en lo económico, en lo social y en lo cultural, que comenzamos a construir bajo el liderazgo del Comandante Chávez.

Si queremos seguir siendo independientes, no dejemos que nos enganchen en los mecanismos perversos del tutelaje internacional y la mejor manera de evitarlo es construyendo en nuestra Patria un espacio de convivencia democrática que permita una vida humanamente gratificante para todos y todas. Dios mediante, así será.

Pueblo en Lucha.

Diversas comunidades protestan por los problemas de distribución de gas y en los últimos días por un incremento exagerado e inconsulto de las tarifas por parte de empresas privadas a las cuales se le ha entregado este servicio público, en algunos estados del país.

Una de esas protestas, en el Estado Táchira, fue reprimida por funcionarios de la policía estadal y tuvo el saldo lamentable de severas lesiones a varios jóvenes, uno de los cuales perdió la visión. Este hecho, nos duele y nos indigna como humanos, como cristianos, como padres, como venezolanos, como revolucionarios. Reconocemos la oportuna acción de la Fiscalía General en la detención y acusación de los funcionarios responsables. ¡Que haya justicia!

La protesta social, pacífica, frente al mal funcionamiento de los servicios y de cualquier otra gestión gubernamental es un derecho conquistado por el pueblo, que el Comandante Chávez promovía como forma de contraloría social.

Fuente:

Horizonte en disputa – Blog de Elías Jaua

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.