17 | 11 | 2019

JauaElías Jaua Milano

Los pueblos van avisando, mandan señales que arriba nadie oye, ni ve, o simplemente ignoran.

A propósito de los recientes estallidos sociales en Ecuador y Chile, en el primer caso contra el intento de imponer un paquete neoliberal y en el segundo como consecuencia de la exclusión estructural que ha causado la aplicación sistemática y continuada de esas políticas neoliberales a lo largo de cuatro décadas, las elites dominantes, los medios y hasta muchos académicos se preguntan: “¿Cómo ocurrió?, si el día anterior nada indicaba que una explosión popular pudiera suceder”. “¿Cómo es que no nos dimos cuenta?”, se excusan los dirigentes políticos.

Al respecto, considero que lasrebeliones sociales no son sorpresivas, son absolutamente previsibles, bajo elprincipio de tales acciones tales consecuencias, y además los pueblos avisan.

La aplicación de modelos deexclusión política, económica, social y cultural; las profundas brechas dedesigualdad social; la impudicia en el ejercicio del poder y en el disfrute delas riquezas, la mayoría mal habidas, por parte de las élites políticas yempresariales; el control social a través de la alienación, el clientelismo yla represión policial y la impunidad de los que tienen poder son losingredientes principales para un hervidero social. El que siembra vientos, cosecha tempestades,reza el dicho de los pueblos sabios y libres.

Los pueblos van avisando,mandan señales que arriba nadie oye, ni ve, o simplemente ignoran. Veamos algunos de esos avisos que los pueblosenvían a las cúpulas dirigentes, a lolargos de años, a veces de décadas:

  1. Abstención electoral creciente en los procesos de consulta popular para la elección de las autoridades, lo que expresa que el grueso de la población ha dejado de legitimar el sistema político. No se siente expresado, ni representando por nadie.
  2. Desafiliación de las organizaciones públicas, políticas y sociales. Partidos, gremios, sindicatos, organizaciones sociales, de cualquier signo ideológico, se van vaciando de pueblo, hasta quedar convertidas en cascarones vacíos u ocupadas por un pequeño grupo de “irreductibles” que asumen, equivocadamente, que representan a la mayoría.
  3. Aparente pasividad, la gente deja de protestar, de demandar ante las autoridades no porque estén felices, sino porque saben que no obtendrán de estas ninguna respuesta o solución. El calvario va por dentro.
  4. Anomia social expresada a través de la resolución ilegal de los problemas; recurrentes episodios de violencia social, pequeños, en distintas partes, en tiempos diferentes; incremento de la criminalidad, pérdida de mediación de las dirigencias políticas y sociales y la relación Estado-Sociedad queda reducida a una interlocución represiva con la policía.
  5. El comentario popular en las calles, en las reuniones familiares, en las actividades recreativas, deportivas, entre otras, hecho en tercera persona: “Más temprano que tarde, aquí va a pasar algo, la gente se va a cansar”. El pueblo, siempre sabe lo que va hacer y lo anuncia.

Como bien decía el Presidentemártir Salvador Allende, en su última alocución, aquel fatídico 11 deseptiembre de 1973, en Chile: “Los procesos sociales no se detienen…” Larebelión de los pueblos contra la exclusión y en la búsqueda de un modelo dondepuedan vivir bien, con justicia, con igualdad con dignidad podrá ser dilatada,contenida pero al final, si no hay rectificaciones profundas y sinceras en elplano ético, político, económico, social y cultural, éstos se van a manifestarejerciendo el supremo derecho humano a la rebelión.

Decía el General EzequielZamora: “Hay que escuchar al pueblo, siempre escuchar al pueblo”; nos losrecordaba el Comandante Chávez, en la alocución del 8 de diciembre de 2012:“Escuchando al pueblo, siempre escuchando al pueblo”. Escuchemos siempre,rectifiquemos a tiempo y avancemos con nuestro pueblo en la recuperación yconsolidación de un modo de vida humanamente gratificante.

Fuente:

Horizonte en disputa – Blog de Elías Jaua

Real time web analytics, Heat map tracking

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.