Imprimir
Venezuela

La actual situación de agresión económica, política, mediática, diplomática y militar desplegada por EEUU contra Venezuela, así como la situación de profunda crisis económica y social que atraviesa el país, requiere que para la defensa de la paz, la democracia, la soberanía y la solidaridad sean convocados y sumados los más amplios sectores de la sociedad venezolana contrarios a la guerra, la violencia, la intolerancia y el odio que pretenden sembrar en nuestra sociedad y entre nuestra gente, y que estén dispuestos a aportar su esfuerzo para la superación de las dificultades.

Esto lo consideramos una tarea central, entre las muchas que hoy día deben ocuparnos como venezolanos y venezolanas, y es una tarea a la que estamos llamadas en primer lugar las organizaciones sociales, comunales, políticas, culturales, sectoriales. Es en este sentido que entendemos el reciente proceso iniciado por el presidente Maduro de tender puentes y entablar relaciones con sectores religiosos.

Creemos que este proceso, si bien es clave en la consolidación de la paz y la estabilidad del país, debe mantenerse dentro del rol de imparcialidad religiosa y garante de la libertad de cultos que le corresponde al ejecutivo y al Estado todo en la medida en que constitucionalmente está definido nuestro ordenamiento jurídico e institucional como LAICO.

La espiritualidad y religiosidad es central en la vida del ser humano y de toda sociedad y constituye una zona profunda a la que se accede desde las más amplias libertades individuales y de nuestra sensibilidad como personas. De allí que deban respetarse todas las formas concretas en la que esto se expresa, es decir, en la libre práctica de cualquier religión o en la no filiación con ninguna. Es esta una garantía democrática fundamental. Por eso la constitución define un Estado laico que garantice la libertad de cultos.

En esta dirección hacemos el llamado a que sean convocadas todas las fuerzas religiosas del país comprometidas con la paz, la democracia, la soberanía y la solidaridad, a una gran unidad ecuménica en la que podamos todos y todas juntarnos bajo la amplia y profunda bandera DIOS ES PAZ Y VIDA, para hacer votos y adelantar acciones, desde cada fe, para consolidar la paz y la estabilidad de nuestra amada Venezuela.

Coordinación Nacional Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora.

Fuente:

CRBZ – Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Esta web utiliza cookies. Si continuas navegando, estás aceptándolos.